Fotos: Especial
El director de la Casa del Migrante de Saltillo, advirtió que mientras la situación no se arregle en los países centroamericanos, los flujos migratorios seguirán siendo los mismos con o sin caravanas

El director de la Casa del Migrante de Saltillo, advirtió que mientras la situación no se arregle en los países centroamericanos, los flujos migratorios seguirán siendo los mismos con o sin caravanas.

Tras el anuncio de una nueva caravana migrante que partirá desde Tegucigalpa en Honduras en la próxima semana, Alberto Xicoténcatl Carrasco, dijo que el Gobierno Mexicano deberá prepararse con estrategias más profundas y estructurales que eviten la detención y deportación masiva de personas, pues esto representa únicamente “un parche para la problemática”.

“La situación en Centroamérica es muy complicada, y los países no están sabiendo abordar. Deportando y deteniendo es sólo dar aspirinas”, expresó.

Deportando y deteniendo es solo dar aspirinas”,
Alberto Xicoténcatl Carrasco, de Casa del Migrante.

En ese sentido, detalló que hace un par de días la oficina de Salubridad del Gobierno de Baja California encabezó un desalojo de las personas de la Caravana Migrante que partió en octubre y llegó a Tijuana, y que se encontraban viviendo en una de las bodegas especiales que habían sido habilitadas para la situación.

Alberto Xicoténcatl, detalló que dicha dispersión provocó que hoy no se permita saber cuál es el estatus de los centroamericanos que estaban ahí dentro; sin embargo, se sabe que algunos se encuentran ocupando la franja migratoria.

“Es una medida poco acertada y contradictoria porque lo que dijo Olga Sánchez Cordero que la situación había sido controlada, pero lo que sabemos es que no es así y que la gente sigue viviendo en espacios fronterizos”, expresó.

En números concretos, explicó que en el albergue de Saltillo se ha seguido recibiendo a la misma cantidad de personas, cuya suma es de 6 mil personas anuales, aun contabilizando que en los pasados meses, por aquí transcurrieron al menos 300 personas de la Caravana Migrante que salió de San Pedro Sula en Honduras a mediados de octubre.

 Señaló estar a la espera de que los gobiernos de los distintos países empiecen a sentarse a la mesa para ver cómo solventar la problemática de manera estructural, y que México revise ventanas más estratégicas para solventar la situación.