Especial/ Estados Unidos mantiene seguimiento a los pasos que da México en el registro de sindicatos, que será una tarea de estos Centros.
Iniciarán en noviembre Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, ya que Guanajuato y Tlaxcala solicitaron iniciar en 2021

El rezago en la implementación de los centros de conciliación laboral y viejas prácticas del sindicalismo mexicano dan a Estados Unidos razones para acusar a México de incumplimiento con el T-MEC.

Las juntas locales de conciliación deben desaparecer y dar lugar a los Centros de Conciliación Laboral estatales, pero la falta de presupuesto y un enorme número de casos, han hecho que la primera etapa planeada con 10 estados para el 1 de octubre, ahora se pase a noviembre y se reduzca sólo a ocho estados.

Iniciarán en noviembre Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, ya que Guanajuato y Tlaxcala solicitaron iniciar en 2021, según datos de la Secretaría del Trabajo.

Pero Estados Unidos mantiene seguimiento a los pasos que da México en el registro de sindicatos, que será una tarea de estos Centros.

El 23 de julio pasado, congresistas estadounidenses dirigieron una carta a Robert Lighthizer -Representante Comercial de EU- donde advierten que en México se continúan firmando contratos de protección con sindicatos que tienen acuerdos con los empleadores y que no son reconocidos por los trabajadores.

Con duros señalamientos agregan que hay trabajadores que han sufrido violencia física, desapariciones y muertes como resultado de su activismo. Mencionan el caso del encarcelamiento de la abogada laboral Susana Prieto como una mala señal.