Las acciones del clásico caribeño continúan en el Estadio Teodoro Mariscal de Mazatlán. AP
La Serie del Caribe se desarrolla en Mazatlán, Sinaloa, con un aforo de hasta el 45%, alrededor de 7 mil asistentes por partido

La presencia de aficionados en la primera jornada de la Serie del Caribe 2021 ha llamado la atención de participantes, medios nacionales e internacionales, así como críticas por parte del personal del sector salud, ya que se han observado imágenes dentro del Estadio Teodoro Mariscal, donde no se han respetado las medidas sanitarias necesarias ante la pandemia generada por el COVID-19.

Durante los primeros duelos de la jornada del domingo, se vio poca gente en las tribunas, pero cuando llegó el juego de México se observaban secciones del inmueble llenas, además de que la afición se movía, sin respetar las reglas de sana distancia, entre las tribunas y pasillos del lugar.

La Serie del Caribe se desarrolla en Mazatlán, Sinaloa, con un aforo de hasta el 45 por ciento (alrededor de 7 mil asistentes por partido), sin importar la recomendación del Gobierno Federal, de jugar sin público hasta pasar a semáforo amarillo.