Si se anima a continuar con la lectura, encontrará las mejores sugerencias para incrementar la longitud de su vida cardiaca

Por: OMNIA

La gente no se anda preocupando de proteger su corazón. De hecho, la mayoría le deja este trabajo al cardiólogo —al cual todavía no conocen, pero que sin duda visitarán algún día… Después de todo, su corazón se siente bien, ¿no? ¿En verdad se encuentra fuera de su alcance hacer algo por su músculo vital? Por si le interesa, le daremos algunas sugerencias sólidas sobre cómo mantener en buenas condiciones el bombeo de su máquina central.

Vea películas de terror

Cualquier cosa que haga que su corazón se acelere, incluso enamorarse de nuevo, provocará que éste se vuelva más fuerte. Por lo tanto, incrementar el ritmo cardiaco es como darle una ajustadita a su corazón; de hecho le ayuda a que haga su trabajo de una manera mejor sintonizada con el resto de su cuerpo. Una manera de hacerlo es con el ejercicio ligero y regular.

No recicle el humo

Si las personas que permanecen cerca de usted fuman, dígales que se vayan con su humareda a otra parte. En Grecia, un grupo de investigadores encontró que los no fumadores que se exponen al humo del tabaco por al menos 30 minutos, tres veces a la semana, tienen un riesgo 40 por ciento mayor de desarrollar enfermedades del corazón, en comparación con la gente que no se expone al humo de los fumadores.

Medite 10 minutos

De acuerdo con investigadores de la Universidad Thomas Jefferson (EU), ésta ‘pérdida de tiempo’ (meditar) podría reducir su ansiedad y depresión en más de 30 por ciento. Y eso es muy importante, dado que otro estudio de la Universidad de Florida encontró que los pacientes con enfermedades en las arterias coronarias y con muy altos niveles de estrés, tienen una probabilidad dos veces mayor de morir, en comparación con aquellos que mantienen bajos niveles de tensión.

Tome una aspirina

Investigadores de la Universidad de Carolina del Norte encontraron que la ingesta regular de aspirina redujo el riesgo de enfermedades coronarias en 33 por ciento, en personas que nunca sufrieron un ataque al corazón o una apoplejía, pero tenían riesgos elevados de padecerlos. Por eso, para las personas bajo este riesgo, no es una mala idea tomarse una aspirina justo antes de irse a la cama. Un medicamento llamado Cardioprotec, que además de proveer una dosis baja de aspirina, contiene vitamina E, podría ser bueno para usted. Si se decide por esta terapia, hable primero con su médico.

Levántese y coma

En un estudio con 3 mil 900 personas, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard descubrieron que aquellas que desayunaron eran 44 por ciento menos propensas a tener sobrepeso y 41 por ciento menos propensas a desarrollar resistencia a la insulina, ambos considerados como factores de riesgo para la enfermedad cardiaca.

Fortifíquese con el ácico fólico

Un estudio publicado en  The Lancet, la Revista Médica Británica encontró que la gente que consume la cantidad diaria recomendada de ácido fólico, tiene 20 por ciento menos riesgo de enfermar del corazón, que aquella cuyas dietas son deficientes en esta vitamina del complejo B, que se encuentra en los espárragos, el brócoli y el cereal fortificado. Las lentejas son una excelente fuente de ácido fólico.

Haga bola

Los solitarios tiene más problemas para enfrentar el estrés y se encuentran en riesgos mayores de enfermedades cardiacas en comparación con la gente que tiene un amplio círculo de amigos (quizá porque tienen a quien contarle sus chistes malos o a quien presumirle de sus trivialidades).

Disfrute esta delicia

El chocolate contiene una enorme cantidad de flavonoides que adelgazan la sangre y previenen que se formen trombos en su sistema circulatorio. La grasa del chocolate es monoinsaturada, similar a la encontrada en el aceite de oliva.

Evada la sal

Un estudio de 20 años publicado en la Revista de la Asociación Médica Americana dice que las personas con sobrepeso y con altas ingestas de sodio, tienen una probabilidad 60 por ciento mayor de morir, que aquellos con bajas ingestas de ese ingrediente.

Abrácela

Diez minutos de contacto piel a piel con quien usted elija, le ayudarán a mantener en buen nivel la presión sanguínea, y a evitar que el pulso se eleve más de la cuenta en los momentos de estrés, aseguran investigadores de la Universidad de Carolina del Norte.

Duplique el tomate

El licopeno (que le da el color rojo a los tomates) previene el acumulamiento nocivo de colesterol en las paredes arteriales. Así que es recomendable incrementar el consumo de tomate. El puré y la salsa catsup, también cuentan.

Salga a pescar

Vaya por un atún, aunque sea al ‘súper’. Las grasas omega-3 presentes en este pez ayudan a reforzar los músculos cardiacos, bajan la presión sanguínea, previenen los trombos y reducen los niveles de inflamación de los tejidos del cuerpo. Las sardinas también cuentan.

Inyéctese contra la gripe

Un estudio publicado en la Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, encontró que quienes se ponen la vacuna anual contra la gripe tienen 20 por ciento menos probabilidades de ser hospitalizados por problemas cardiacos, en comparación con la gente que no se protege. No se explicó a que se debe este efecto.

Vuélvase una esponja

Beber por lo menos cinco vasos de agua al día, puede ayudar a reducir su riesgo de enfermedades del corazón hasta en 60 por ciento –exactamente la misma reducción que se obtiene al dejar de fumar o al perder peso. El agua actúa como un efectivo adelgazador de la sangre.

Cómase una toronja

Comprobado: una toronja al día puede mejorar la calidad de los conductos arteriales en 46 por ciento y bajar el nivel de colesterol ‘malo’ en más de 10 por ciento.

Quédese en los frijoles

Los frijoles son una buena fuente de folato, la vitamina que reduce la presencia de homocisteína en la sangre (una proteína problemática para el corazón). Además, los frijoles contienen fibras solubles que lavan el colesterol ‘malo’.

Sea moderado

Un estudio realizado a 38 mil personas encontró que aquellas que bebían una cerveza, tres o cuatro veces a la semana, tenían 32 por ciento menos riesgos de un ataque al corazón. Cantidades moderadas de alcohol elevan los niveles del colesterol ‘bueno’ y mantienen delgada la sangre, lo cual reduce la amenaza de que un trombo tapone una arteria. 

Cante con el karaoke

Investigadores texanos encontraron que las personas que cantan en las reuniones con sus amigos disminuyen sus ritmos cardiacos debido a que reducen sus niveles de estrés. Así que cómprese un cancionero para que practique sus mejores tonadas (Selector de Vanguardia)