Foto: Vanguardia
Fuentes de la PGJE revelaron que no se podrá ejercer acción penal en contra de la dueña, ya que no existe ninguna legislación al respecto, y si no cumple con las reparaciones o gastos sólo habrá acción civil

Saltillo.- El pequeño Iker Ulloa aún continúa bajo la constante vigilancia de los médicos del Hospital Universitario, luego de que la tarde del jueves fuera atacado por un perro pitbull que le destrozó la tráquea y comprometió su sistema respiratorio.

Fuentes de la Procuraduría General de Justicia del Estado señalaron estar al pendiente en todo momento de los partes médicos que se vayan generando, sin embargo, la salud del menor de tres años -que ha presentado algunos avances- sigue siendo delicada.

No obstante, su recuperación evoluciona y hay perspectivas a que cambie su condición en los próximos días, luego de que el viernes se informara de que sufrió un colapso respiratorio.

 

DUEÑA DEL PERRO RESPONDE

Según información oficial, Carmen Julia Martínez, dueña del perro, está en la disposición de llegar a un acuerdo reparatorio, y se comprometió pagar los gastos que se vayan generando.

Por su parte, Max, el can, aún espera para que su destino sea dictado, pues está en la decisión de sus dueños si es sacrificado, permaneciendo al resguardo de las autoridades desde el viernes, fijándose un plazo de 10 días para decidir qué se hace con él.