Foto: Archivo
Treinta personas, en su mayoría menores de edad, fueron llevadas a las celdas municipales de Ramos Arizpe, al ser detenidas durante una fiesta particular que se realizó en las calles Modesto Alanís y Juan Antonio de la Fuente, en la Zona Centro

Treinta personas, en su mayoría menores de edad, fueron llevadas a las celdas municipales de Ramos Arizpe, al ser detenidas durante una fiesta particular que se realizó en las calles Modesto Alanís y Juan Antonio de la Fuente, en la Zona Centro. 

Fueron puestas a disposición de un juez calificador por incurrir en los cargos de alterar el orden público y resistencia a particulares. Sin embargo, durante el amanecer obtuvieron libertad, ya que sus padres acudieron a pagar sus respectivas multas. 

A las 01:30 horas de ayer, el 911 les dio el reporte de una riña y al acudir al llamado, sólo se detuvo a 2 de los participantes. 

Justo cuando abordaban a la patrulla a los causantes del pleito, varios menores de edad, que se encontraban en la fiesta privada, solicitaron su liberación. 

Algunos de los invitados taparon el paso a la patrulla para impedir que se llevaran a sus amigos. 

La situación se salió de control; fueron sometidos mediante la fuerza 28 adolescentes y 2 adultos.