Archivo
Antes del azote del huracán, el 20 de septiembre, Puerto Rico estaba ya prácticamente en bancarrota

Washington. Un día después de advertir a Puerto Rico del límite temporal de la ayuda de su Gobierno tras el huracán "María" y de ganarse fuertes críticas por ello, el presidente Donald Trump prometió hoy a los habitantes de la isla que siempre estará con ellos. "El maravilloso pueblo de Puerto Rico, con su incomparable espíritu, sabe cómo de mala era la situación antes de los huracanes. ¡Siempre estaré con ellos!", escribió Trump en su cuenta de Twitter a primera hora de la mañana.

Antes del azote del huracán, el 20 de septiembre, Puerto Rico estaba ya prácticamente en bancarrota, con una deuda superior a los 70 mil millones de dólares.

El mandatario volvió a ser el jueves blanco de las críticas por advertir a la isla de que la ayuda federal tras el huracán no durará "para siempre", apenas pocos días después de asegurar que la extendería todo el tiempo que fuera necesario para la reconstrucción.

Puerto Rico es un Estado libre asociado a Estados Unidos y sus ciudadanos tienen la nacionalidad estadounidense. En la isla viven 3.4 millones, una cantidad similar a la de los puertorriqueños que viven en territorio continental, principalmente en los estados de Florida y Nueva York.

Trump ha sido muy criticado por no otorgar la misma importancia a lo que ocurre en Puerto Rico que a lo que pasa en otros territorios estadounidenses.

A Texas y Florida, por ejemplo, viajó cuatro días después de que estos estados fueran azotados por sendos huracanes recientemente. A Puerto Rico, en una crisis humanitaria incipiente, según sus autoridades, y donde han muerto 45 personas, se desplazó cuando estaban a punto de cumplirse dos semanas del golpe del ciclón.