A Higinio González y su designación, “ahora sí, violín de rancho, 
ya te agarró un profesor”.

La tarea era complicada, ya que requería de datos que no aparecían en los libros de texto utilizados, y no sé porque extraña razón se le ocurriría a Nacho Flores encargarla.

Al no encontrar los datos en la biblioteca ni de la Normal Superior, menos en la de la Alameda Zaragoza, regresamos al mentor educativo, y éste nos refirió un dato sorprendente: “Vayan al Secobi de la Narro, digan que van de mi parte”.

Dirigidos a la casa de los buitres, las sorpresas se fueron presentando al vernos frente a un complejo de gabinetes semejantes a grandes lavadoras que constituían el centro de informática y desde ahí, mediante el pago de nueve antiguos pesos a la vuelta de 72 horas, obtuvimos la información a través de cinco fojas útiles; la tarea fue entregada en tiempo, corría el año de 1980.

De acuerdo a datos de la página de Conacyt: “El Servicio de Consulta a Bancos de Información (Secobi) es un servicio desarrollado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología de México en marzo de 1976 para dar acceso a los bancos de información bibliográfica automatizados que empezaban a surgir en esa época”. En cierta forma, fue un servicio precursor de Internet en México.

De esa manera, el desarrollo de las tecnologías de la información y comunicación apertura un sinnúmero de posibilidades para realizar proyectos educativos en el que todas las personas tengan la oportunidad de acceder a una educación de calidad sin importar el momento o el lugar en el que se encuentren. Es decir, las alternativas de acceso que se han puesto en manos de las personas, han eliminado el tiempo y la distancia como un obstáculo para enseñar y aprender.
El término moderno hace referencia a la educación virtual, también llamada “educación en línea”, y se refiere al desarrollo de programas de formación que tienen como escenario de enseñanza y aprendizaje el ciberespacio, la red.

En otras palabras, la educación virtual hace referencia a que no es necesario que el cuerpo, tiempo y espacio sean conjugados para establecer ese mágico encuentro de diálogo o experiencia de aprendizaje. Sin que se dé una interacción cara a cara entre el profesor y el alumno, es posible establecer una relación interpersonal de carácter educativo. Desde ese matiz, la educación virtual es una acción que busca adecuar espacios de formación, apoyándose en la tecnología, para instaurar una nueva forma de enseñar y de aprender.

La educación virtual es una modalidad de la educación a distancia; implica una nueva visión de las exigencias del entorno económico, social y hasta político. No se trata simplemente de una forma singular de hacer llegar la información a lugares distantes, sino que es toda una perspectiva pedagógica.

La enseñanza tradicional, ésa que podías ver, oír y sentir que se daba en el aula mediante una ecuación perfecta: profesor, alumno, pupitre y pizarra generará, en breve, un encuentro generacional al decir de Borges, con una fría pantalla y un laberinto de datos, imágenes y sonidos. La biblioteca de Babilonia dará pie a la memoria RAM de los tiempos, sin polvo, sin olor, sin ese encuentro kinestésico con el saber y la verdad.

El Ministerio de Educación de Colombia refiere ventajas en esta didáctica: “1. Mejores oportunidades de aprendizaje; 2. Inclusión al llegar a las regiones más apartadas; 3. Educación abierta 24/7; 4. Un nuevo modelo educativo. La educación virtual y a distancia cambia el paradigma de educación, ya que en este nuevo modelo el estudiante toma la iniciativa de ingresar a la plataforma; 5. Nuevos objetos de conocimiento con materiales multisensoriales, inmersivos, simulados en 3D, que incluyen juegos; 6. Globalización del conocimiento”.

Pero será el sereno, mi preferencia es la educación que sentías, porque me dio la oportunidad de coincidir con gente que tocó mi vida, desde la sencillez de lo que me legaron en enseñanza. La nueva educación podrá utilizar las herramientas que desee y deberá darse mediante un binomio en el que el maestro, al desarrollar habilidades en sistemas, retome su papel de orientador, de guía y creador de expectativas y sueños. Bendita Educación.