Sinestesia. Es la mezcla de uno o más sentidos, por ejemplo, ver sonidos o sentir colores. Foto: Vanguardia/Orlando Sifuentes
El neurólogo Rodolfo Farías García impartirá esta conferencia en la EAP de Arteaga hoy 15 de febrero a las 17:00 horas

¡No te lo pierdas!
> Neuroestética. El papel de la sinestesia
> Conferencia con el neurólogo Rodolfo Farías García
> Viernes 15 de febrero del 2019
> Escuela de Artes Plásticas de la UAdeC
> 17:00 horas
> Entrada libre

La creación artística es un proceso que suele estar envuelto en mitos y en percepciones subjetivas o empíricas. Hay quienes creen que la inspiración y la creatividad llegan por azar y designio divino y otros que se lo adjudican al esfuerzo y la disciplina, pero al final no dejan de ser creencias y experiencias personales.

Sin embargo, en años recientes, una disciplina de la ciencia ha comenzado a indagar cómo es que todo esto funciona a nivel físico, dentro de la mente humana. Qué factores y elementos propician la creatividad, la habilidad y la apreciación alrededor del arte son estudiados por la llamada neuroestética.

Para hablar de este campo y en particular sobre el papel de la sinestesia en el proceso creativo y la experiencia humana, el neurólogo Rodolfo Farías García impartirá una charla este viernes 15 de febrero en la Escuela de Artes Plásticas Prof. Rubén Herrera a las 17:00 horas.

El doctor, quien charló con VANGUARDIA como un adelanto para extender la invitación a la conferencia, además de ser un cirujano de prestigio nacional e internacional, es autor de la novela “Cierra los ojos. Una perspectiva dividida” y ha incursionado en otras prácticas artísticas recientemente.

“Es un estudio biológico, en dónde se origina, en qué parte del cerebro, la voluntad de querer crear”, explicó sobre esta disciplina, “el decidir si lo que abstrae de la memoria, de comparar, lo va a usar de manera deliberada o lo va a hacer desde el punto de vista emocional”.

Mencionó que cuestiones como la creatividad no son exclusivas a los oficios artísticos y están presentes en todas las personas, mientras que el talento es a la vez un factor que se puede construir a base de práctica como resultado de la herencia genética.

Respecto a la creatividad dijo que “es a final de cuentas lo que nos hace humanos. Mencionamos que la ciencia tiene que ver con principios universales y el arte es la suprema individualidad de cada quien”.

“Es una manifestación muy particular de la individualidad, lo que alguien puede abstraer y plasmar en un lienzo va a ser muy diferente aún teniendo los mismos estímulos que el vecino y desarrollar una obra completamente diferente”, agregó.

Explicó que el proceso creativo es resultado de diferentes anatomías y procesos. Puso de ejemplo su trabajo con la novela antes mencionada, que escribió antes de comenzar a tomar un curso de redacción.

“Yo soy médico, soy neurólogo y tengo 37 años dedicarme a revisar cerebros, enfermos y sanos y eso me ha dado la oportunidad de ver cómo funciona el cerebro de las personas”, comentó.

Recordó que en ese curso uno de los consejos que le dio el instructor fue de sentarse bajo la sombra de un árbol y esperar a que la primera hoja cayera, para que en el tiempo que transcurriera pudiera meditar y llegaran a él ideas.

“Es válido hacer eso pero luego no es la única manera que se tiene de crear”, comentó, “García Márquez decía que comparaba el escribir a un iceberg, donde podemos ver algo sobre la superficie y es el escrito que finalmente redactó pero para llegar a encontrar que las tortillas huelen a rincón, llegar a tener ese tipo de abstracción es porque le costó trabajo llegar a elaborarlo y eso queda bajo la superficie, no lo ves”.

Este tipo de abstracciones y metáforas lo han llevado a construir una hipótesis alrededor de la sinestesia —la percepción de un estímulo con un sentido diferente; por ejemplo, oler colores o ver sonidos—, la cual él considera que no se trata de un fenómeno escaso sino que todas las personas poseen esta habilidad en mayor o menor grado.

“En algunos casos ya no se trata incluso de mezclar sólo entre las sensibilidades, sino también con las emociones. Entonces oyes un ‘aterciopelado estruendo’ o puedes oír al papa que dice ‘el frío aliento del miedo’, no está loco o usó LSD, es un ser pensante”, aseguró.

“La sinestesia no es una condición esporádica, aislada”, agregó, “tú ves algo y ya le pusiste nombre y eso te recuerda a la onomatopeya cuando en el inicio del lenguaje repetía los sonidos de la naturaleza”.

Es a través de la Corresponsalía Arteaga del Seminario de Cultura Mexicana que se llevará a cabo esta conferencia con el dr. Farías García, en la EAP de la Ciudad Universitaria del municipio colindante.