Foto: Vanguardia
Criticó duramente al diario estadounidense y acusó al reportaje de encontrarse plagado de múltiples imprecisiones, las cuales son producto del fenómeno de la “infodemia”

La zona Metropolitana del Valle de México que engloba a la Ciudad de México y al vecino Estado de México, está de vuelta en semáforo rojo. En estas entidades no siguen la filosofía de “prohibido prohibir” que en reiteradas ocasiones ha pregonado el presidente López Obrador. Se suspenden todas las actividades no esenciales. Las autoridades imponen medidas coercitivas que prohíben al pobre trabajar hasta el próximo 10 de enero de 2021. Debido a estas restricciones impuestas a miles de personas, ahora la clase media está al borde de la pobreza extrema. El sacrificio de bajar las cortinas de los negocios no ha valido la pena. Hace unas semanas la OMS llamó a no volver a un confinamiento. No obstante, una vez más, se pretende parar los contagios con un encierro parcial. Ha estas alturas del partido es un absurdo porque al final del día no ha servido para nada La nueva normalidad no es ni nueva ni normal. Aprendimos que los efectos negativos del primer confinamiento dejaron un 12.5% de mexicanos que perdieron su empleo y  de paso provocó el cierre de miles de PYMES. 

No es fortuito que The New York Times cuestione el manejo desastroso y errático de la pandemia en México. Hugo López Gatell Subsecretario de Prevención y Promoción de Salud se defiende como “gatell boca arriba”. Criticó duramente al diario estadounidense y acusó al reportaje de encontrarse plagado de múltiples imprecisiones, las cuales son producto del fenómeno de la “infodemia”. Se le olvida al Dr. López Gatell, que a principios de la pandemia se equivocó en su pronóstico al comunicar que en México no pasarían de 60,000 el número de personas que perderían la batalla contra el nuevo coronavirus. Si fuera congruente el funcionario de Salud Federal debería presentar su renuncia. Después de nueve caóticos meses yo tengo estos fatales datos: contagiados 76,934,012, recuperados 30, 323, 438, fallecidos:1,695,506. 

La Secretaría de Salud no ha demostrado rigor ni eficacia en el manejo de la pandemia. No tiene estrategias tan elementales como lo es un trazado de contactos de un contagiado. En los hospitales no hay suficientes camas ni ventiladores.  Tampoco se trabaja con un planteamiento tecnológico o científico para combatir el SARS CoV-2. Apenas tenemos 30,000 pruebas de detección de contagio por cada millón de habitantes. No tenemos una segunda oleada porque nunca paró la primera ni bajó la pandemia.

 En medio de la pandemia lo que sí hizo el Gobierno de la 4T fue tener la brillante ocurrencia de desmantelar el sistema de distribución de medicamentos porque había “corrupción”. En este contexto el Gobierno Federal implementará el “Plan Nacional de Vacunación”. La primera etapa de la más grande campaña de vacunación de la historia se llevará en la Ciudad de México, donde se aplicarán 194,000 y 56,000 en Coahuila. Los primeros en recibir la vacuna serán 125,000 trabajadores de la salud. Luego de anunciarse que el 21 de diciembre llegarían las primeras dosis de vacunas contra la Covid al Aeropuerto Internacional de Monterrey para trasladarse a Coahuila, la Séptima Zona Militar informó que fue suspendido este traslado. Por medio de un mensaje vía WhatsApp, el área de comunicación señaló que, por cuestiones de logística, el avión no podrá arribar este pasado lunes a Monterrey, sin dar más detalles. Señalaron, que más adelante anunciarán la nueva fecha. Las autoridades informaron que en Coahuila se aplicarán 875 dosis diarias de la vacuna durante una jornada de 20 días, supuestamente del 22 de diciembre de 2020 al 10 de enero de 2021. 

La pregunta entonces es, ¿cuándo llegarán a México las primeras vacunas de Pfizer contra la COVID-19? El director General de Epidemiología José Luis Alomía dijo que la Secretaría de Salud no sabía con exactitud cuando llegarían las vacunas. Como hasta ahora no hay certeza, la vacunación contra el Covid-19, ya no arrancó el día de hoy miércoles 23 de diciembre; no al menos en Coahuila como la había programado el Gobierno Federal. Se va a posponer varios días debido al atraso de la entrega de la dosis. El Estado atribuyó el retraso a la logística de la entrega de la farmacéutica Pfizer y confió en que se resuelva pronto. La demora es ajena al Estado, aclaró el Gobierno en un comunicado. Adelantó que Pfizer va a definir una nueva fecha en los próximos días. 

Justo ayer a las 9:21 horas, cuando la mañanera estaba por concluir, el canciller Marcelo Ebrard interrumpe al presidente López Obrador y pide la palabra de última hora. Más vale tarde que nunca. Hace un anuncio histórico que sorprende hasta al mandatario. El primer cargamento de vacunas contra la Covid-19 viene en camino. “Se recogió en la planta de Bélgica de Pfizer. Mañana en la mañana ya está aquí en México. El día de mañana (hoy miércoles 23 de diciembre) y el último día de enero, -según lo confirmado- México va a recibir 1,417,659 dosis”. Aclara Ebrard que las vacunas llegarán de manera escalonada los días martes. Las primeras imágenes de su aterrizaje, que serán historia, se verían hoy por la mañana.  Las vacunas se transportarían vía aérea a 75 grados bajo cero. Una vez que arriben los contenedores a nuestro país se llevarán a instalaciones militares de la Ciudad de México y Saltillo, que serán las primeras ciudades donde se aplicarían. Se estima que de estas primeras 250,000 dosis, 215,000 se queden en la Ciudad de México y 35,000 se vayan a Coahuila. Se transportarán a las sedes de aplicación en cajas térmicas que contienen GPS para rastrearlas y medir su temperatura. Fuera de las cajas, las dosis pueden permanecer cinco días en temperaturas entre dos y menos ocho grados bajo cero. En cada charola hay 195 frascos. Cada frasco tiene cinco dosis, es decir, se pueden aplicar 4, 875 vacunas por caja. Si son 250,000, se enviarán poco más de 50 cajas.

En Coahuila el Gobierno Estatal tiene todo listo para la aplicación del fármaco. En un comunicado indicó que solo está a la espera que se defina la logística de la propia farmacéutica quien la entregará en los próximos días para comenzar de inmediato con su aplicación. Será en coordinación con la Secretaría de la Defensa Nacional y los subcomités de Salud. Se tiene contemplado que se aplique en el Batallón de Infantería de Saltillo, en el de la Ciudad de Frontera, en el Hospital Militar de Torreón y el Regimiento de Piedras Negras.

En definitiva, el Gobierno de la 4T, debe estar más lejos de la política y más cerca de la salud.  Se espera que ahora no domine la impericia en el proceso de vacunación. Ya tuvieron suficiente tiempo para planear, trazar las rutas de distribución y su logística de aplicación. Las autoridades sanitarias no deberían tener mayores contratiempos si tienen rigor técnico y científico. Deben organizarse con un orden pulcro y una coordinación meticulosa. La llegada de la vacuna es hasta ahora un mito sin precedentes. Nunca antes la humanidad había logrado en menos de un año desarrollar y comenzar a aplicar una vacuna contra un virus que ha impactado al mundo entero. No es el fin de la pandemia, pero la vacunación debiera ser el principio del fin de la pandemia.