Foto: Archivo
El gobierno estatal tomó el control de la seguridad pública en ese municipio

Monterrey, Nuevo León.-  Un total de 92 elementos de la policía de Cadereyta, entre ellos mandos, fueron acuartelados y desarmados, luego de que el gobierno estatal tomó el control de la seguridad pública en ese ayuntamiento.

La tarde del lunes, el gobernador interino, Manuel González anunció que tomarían el control de la seguridad pública ante la denuncia de habitantes del ayuntamiento de desconfianza del cuerpo policiaco municipal.

En entrevista, Bernardo González Garza, Secretario de Seguridad Pública indicó que se desarmó a los uniformados y que les serán practicadas pruebas de control y confianza y toxicológicas.

“Una vez que concluya esto estaremos en pleno contacto en todo proceso con la autoridad municipal para hacer las recomendaciones pertinentes del personal que puede seguir o no”, contó.

Dijo que además también destacarán áreas de oportunidad  en que podría mejorar la policía municipal.

El funcionario estatal dijo que el gobierno municipal tomó bien la medida.

“Insisto nuestro trabajo es valorar los procesos los elementos y una vez concluido esto, comentarlo con el alcalde”, expuso.

González Garza dijo que el gobierno estatal llegó al municipio con 150 elementos para apoyar las tareas.

“Las funciones de la policía las asumirá el gobierno del estado”, precisó.

Reveló que entre 10 y 12 días se tardará la evaluación del personal y los resultados de las pruebas unos 10 días más.

“De cualquier manera se cuenta con 60 días de la declaratoria emitida por el gobernador”, detalló.

El funcionario estatal descartó que por el momento alguno de los elementos de Cadereyta  esté bajo una investigación por actos ilícitos.

“En su momento de cualquier actuación sí se pudiese desprender algún delito lo pasaremos a la Fiscalía para que inicie la investigación correspondiente”, aseguró.

El lunes un grupo de empresarios visitó al gobernador y denunció presuntos casos de corrupción e intervención en secuestros por parte de los policías de Cadereyta. A raíz de eso se tomó la determinación que no era implementada desde el 2009, en la entidad.