El rapero se quejó de que su mujer salga demasiado desnuda en revistas y apariciones públicas: ¿Para quién eres tan sexy?, le reclamó

Él ayudó a crearle a Kim esa imagen de bomba sexy, pero ahora que está en una especie de retiro espiritual y de encuentro consigo mismo, a Kanye West ya no le parece que ella tenga esa manera de vestir tan provocadora y en lo que deja muy poco a la imaginación.

De hecho la gota que derramó el vaso fue el vestido que simulaba un ajustado corset algo empapado y con gotas de lluvia y que ella eligió para la reconocida Gala del Met de Nueva York.

"No me había dado cuenta de que, como alguien que está casado y enamorado y que muy pronto se convertirá en padre por cuarta vez, todo eso está afectando a mi alma y mi espíritu. El corsé es una pieza de ropa interior muy sexy. Pero la cuestión es: ¿para quién es tan sexy?", se queja el músico en el episodio de este domingo del reality Keeping Up With the Kardashians, mientras su mujer le mostraba el atuendo que había seleccionado para la velada.

 

Ante las negativas de Kim, el cantante resumió su punto de vista de la siguiente manera: "Eres mi esposa y me afecta cuando apareces en fotografías demasiado provocativas".

Pero ella, quien ha vivido y se lanzó a la fama gracias a su cuerpo e imagen, fue tajante con su marido: "Tú mismo me empujaste a que fuera alguien sexy y seguro de sí mismo. Y solo porque hayas iniciado un viaje de descubrimiento personal y estés en plena transformación, no significa que yo también esté en ese punto", le dejó claro.