Conversando. Itzel Roldán y Mauro Marines, editores de VMás. ESPECIAL
Los también editores hablaron de cómo la pandemia transformó la entrega de los premios en cine y música, principalmente

En el programa Conversando, con el periodista Carlos Arredondo, el tema que tocaron Mauro Marines e Itzel Roldán, expertos de los espectáculos en VANGUARDIA, fue los Ecos de la temporada de premios, y el punto de coincidencia fue que el show debe continuar y que hubo capacidad para adaptarse a la pandemia de COVID-19.

Concluida la temporada de premios a la cinematografía mundial, resulta necesario hacer un recuento para comprender mejor la forma en que la pandemia transformó las galas que atrapan anualmente las miradas del mundo entero, explicó Arredondo.

Los también editores hablaron de cómo la pandemia transformó la entrega de los premios en cine y música, principalmente, sin embargo, el espectáculo no bajó su telón, por el contrario, demostró una capacidad de adaptación que se irá trasformando conforme pase el tiempo.

De acuerdo con Mauro Marines, la temporada de premios a lo mejor de las artes se puede resumir en la capacidad de adaptación que tuvieron los organizadores como los productores de los eventos, porque son espectáculos que generan ingresos a través de la publicidad.

Por su parte, Itzel Roldán, dijo que para su gusto fue una temporada de premios muy atropellada.

“Creo que fue un poco por la diversidad, que fue forzada, a pesar de que en Hollywood se llevan años tratando de cambiar cómo funciona la Academia de Artes y Ciencias Cinematográfica. Fueron muchas películas y muchas quejas de actores y directores, quienes manifiestan que sus películas no lograron entrar a la selección por temas de fechas”, dijo.

Agregó Itzel que fue una temporada que, si bien se tuvo que adaptar y tuvo que llegar a diferentes públicos de diferentes maneras, cambiando como tenían planeada su ceremonia o espectáculo, fue una temporada forzada.