Foto: Especial
El próximo año, la NASA y la Agencia Espacial Europea enviarán dos rovers al Planeta Rojo (Mars2020 y ExoMars) para hacer perforaciones profundas en la superficie, esto con la esperanza de encontrar evidencias de organismos vivos en la que será la misión a Marte más avanzada hasta ahora

La NASA está cerca de encontrar vida en Marte, pero el mundo no está listo para el descubrimiento, asegura Jim Green, el director de la División de Ciencia Planetaria de esa agencia. 

El próximo año, la NASA y la Agencia Espacial Europea enviarán dos rovers al Planeta Rojo (Mars2020 y ExoMars) para hacer perforaciones profundas en la superficie, esto con la esperanza de encontrar evidencias de organismos vivos en la que será la misión a Marte más avanzada hasta ahora. 

Se cree que la superficie en ese planeta es radiactiva, por lo que si hay vida en Marte, es probable que viva bajo tierra y "si los científicos descubren biofirmas de vida en la corteza terrestre de Marte, los hallazgos podrían sacudir la astrobiología", afirma el director de la agencia espacial.  

Green, cree que las noticias de la vida en Marte llegarán pronto, y el público no está preparado para escucharlas. "Será revolucionario", dijo el científico a The Telegraph. "Comenzará una línea de pensamiento completamente nueva. No creo que estemos preparados para los resultados. No lo estamos".   

"Lo que sucede después es un conjunto completamente nuevo de preguntas científicas", dijo. "¿Es esa vida como nosotros? ¿Cómo estamos relacionados?", "Nunca hemos perforado tan profundo y cuando los ambientes se vuelven extremos, la vida se mueve hacia las rocas".  

El científico explica que este tipo de pruebas ya se han realizado en nuestro planeta, y se descubrió que al realizar perforaciones profundas, se encontró más vida en la corteza terrestre que en la superficie. En conclusión "donde hay agua hay vida." 

Green dice que si los rovers encuentran pruebas de que alguna vez hubo agua en Marte, la confirmación de los organismos vivos vendría de la mano a tan solo semanas o meses del arranque de la misión, que saldrá el próximo julio y aterrizará en el cráter Jezero del planeta vecino en febrero de 2021. 

En la exploración se buscarán entornos habitables pasados y firmas biológicas en roca, además se pondrá a prueba la producción de oxígeno en el planeta y se intentará controlará el clima marciano para evaluar si podrían establecerse colonias humanas en Marte.