Foto: AP
Sin dudas, Federer está de vuelta

NUEVA YORK.- Incluso a Roger Federer le parece sorprendente.

Tras pasarse cuatro años y medio sin conseguir un cetro de Grand Slam, y a los treinta y tantos años, el suizo llega el lunes al Abierto de Estados Unidos con una clara oportunidad de ganar su tercero de esos títulos esta temporada.

“Me cuesta trabajo pensar que pudiera ganar tres Grand Slams en un año. Me suena totalmente surreal”, dijo Federer. “Pero me prepararé lo mejor posible para tener la mejor oportunidad de brillar en Nueva York”.

Sin dudas, Federer está de vuelta. Plenamente. Está de vuelta en Flushing Meadows tras ausentarse del torneo el año pasado cuando se tomó la segunda mitad de la campaña de descanso para sanar de una cirugía de la rodilla izquierda. Y está de vuelta como favorito para conquistar el título tras ganar los dos últimos majors en los que participó, el Abierto de Australia en enero y Wimbledon en julio.

Los organizadores del US Open lo colocaron como el tercer preclasificado, detrás de Rafael Nadal y Andy Murray.

Me prepararé lo mejor posible para tener la mejor oportunidad de brillar en Nueva York”.
Roger Federer, tenista.

¿Está jugando tan bien, o quizás mejor que, como antes?

“No lo sé. Es difícil decirlo. Realmente no es importante para mí. Yo esperaría ser un mejor jugador hoy, debido al tiempo que ha pasado y he tenido tiempo para practicar y entrenarme y todo eso”, dijo. 

“¿Pero mejor? De cierta forma, eso espero”.

El astro suizo se enfrentará a un grupo diezmado en Nueva York en busca de su primer cetro allí en casi diez años.

El tres veces campeón Murray, desplazado recientemente del número uno del ranking por Nadal, ha estado lidiando con problemas en una cadera y no juega desde Wimbledon. El campeón reinante Stan Wawrinka, que se operó una rodilla, y el finalista de 2016, Novak Djokovic, con un codo lesionado, estarán fuera el resto de la temporada.

Esos jugadores podrían seguir el ejemplo de Federer. El año pasado, al no participar en los Juegos Olímpicos de Río, en el Abierto de Estados Unidos y otros certámenes, le permitió a Federer regresar al circuito descansado y rejuvenecido, además de en plena forma.

¿El resultado? Tiene marca de 35-3, con cinco títulos, en la campaña.