El llavero. Foto: Especial
Ramón Moreno, El Llavero, recibía en el Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, los cargamentos de droga provenientes de Colombia y fijaba el precio de la mercancía

La Fiscalía General de la República (FGR) entregó a Estados Unidos a Ramón Moreno, El Llavero, primo hermano del extinto Nazario Moreno González, El Chayo, fundador del cártel de La Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios.

Asimismo, el gobierno de México extraditó a un operador del Cártel Jalisco Nueva Generación y a un narcotraficante que asesinó a un agente de la Patrulla Fronteriza.

También fue extraditado Apolinar Dagio 'N', El Poly, uno de los más buscados por la DEA, involucrado en secuestros y homicidios en territorio norteamericano; además, de Peter “A”, requerido por la Corte Superior del Estado de California, Condado de Los Ángeles, para ser procesado por la probable comisión de los delitos de homicidio y allanamiento de morada.

En 2017, la Primera Sala de Suprema Corte de Justicia de la Nación le negó un amparo a El Llavero, quien pretendía evitar su entrega a Estados Unidos, por lo que el asunto regresó a un Tribunal Colegiado que desahogó cuestiones de legalidad, con lo que se punto final a un litigio de diez años.

Moreno recibía en el Puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, los cargamentos de droga provenientes de Colombia y fijaba el precio de la mercancía. 

El Llavero fue considerado uno de los narcotraficantes de primer nivel que se manejaba con un bajo perfil, quien trabajó para el capo y líder del cártel de Sinaloa, Ismael El Mayo Zambada.

La FGR dejó en manos de los estadunidenses a Jesús Contreras, El Canasto, identificado como uno de los operadores del Cártel de Jalisco Nueva Generación, responsable de la distribución de drogas.

El detenido es requerido por la Corte de Virginia por producir, introducir y distribuir grandes cantidades de metanfetamina y por lavado de dinero. De acuerdo con las investigaciones, importaba efedrina y otros precursores químicos de Asia.

Jesús Rosario, El Mayonesa, está acusado de asesinar junto con seis personas de su padilla de narcotraficantes al agente de la Patrulla Fronteriza, Brian Terry, crimen perpetrado el 14 de diciembre de 2010, en Nogales, Arizona. Su captura se logró siete años después. El caso es llevado en una corte federal en Tucson.

Mientras que Apolinar Dagio El Poly, era uno de los más buscados por la DEA y por el Departamento de Policía de San José, California, ya que está vinculado en secuestros y homicidio.