Miguel Riquelme se reúne con empresarios gasolineros / Foto: Cortesía
El gobernador del estado ofreció liberar la circulación de pipas en zonas urbanas

En una reunión con empresarios gasolineros, encabezados por Miguel Dainitín, el gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, firmó un oficio donde ofrece a Petróleos Mexicanos (Pemex) resguardar los 40 kilómetros del ducto que abastece de gasolina a Saltillo, para solucionar el problema de combustible que sufre la Región Sureste.

Dicho ducto, que viene desde Cadereyta, en el estado de Nuevo León, ha permanecido cerrado los últimos días como parte de la estrategia del Gobierno Federal para combatir el robo de hidrocarburos, conocido como huachicoleo.

Foto: Orlando Sifuentes

Para agilizar la distribución de combustibles por vía terrestre, Riquelme ofreció liberar la circulación de pipas en zonas urbanas, es decir, eliminar temporalmente la restricción de áreas y horarios; además de vigilar su paso por la entidad, provenientes de Ciudad Madero, Tamaulipas.

 

Llega solo el 50%

Para dimensionar el problema que se vive en Saltillo, Arteaga y Ramos Arizpe, Dainitín, representante en Coahuila de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), expuso que en la región se venden diariamente un millón de litros al día, y solo se está reabasteciendo el 50 por ciento de esa cantidad mediante pipas.

El mayor problema, apuntó, se da con la gasolina Premium, mientras que el diésel no presenta desabasto alguno.

De acuerdo con él, el cuello de botella para la distribución de gasolinas en el país inicia desde las costas: hay buques anclados con combustible en los principales puertos del Golfo de México, pero por el cierre de ductos ordenado por Andrés Manuel López Obrador a nivel nacional, la descarga y distribución del producto importado se está realizando a paso lento en el país.