Especialistas en nutrición responden a las preocupaciones más comunes de sus pacientes. En esta edición encontrará sus dudas y cómo resolverlas

Por: Omnia

Sobre la siesta

Pregunta. Mientas más años tengo, más me vence la necesidad de tomar una siesta después de comer a mediodía. No me gusta porque siento que desperdicio mi tiempo, pero el sueño me vence y si no duermo me quedo muy somnoliento el resto de la tarde. ¿Es normal? Voy para 48, hago ejercicio a diario, me alimento bien y no tengo exceso de peso.

Respuesta. La somnolencia diurna puede ser resultado de falta de sueño durante la noche. De hecho, muchas personas de su edad suelen despertarse varias veces para ir al baño. Y eso le resta parte del sueño de la fase profunda.

Afortunadamente, su situación no parece obedecer a una disfunción preocupante. El ejercicio podría ser la causa de que su cuerpo le pida un descanso extra durante la tarde. Y es mejor que lo haga, ya que de lo contrario podría sentirse aturdido o quedarse dormido cuando menos lo desea, digamos en su trabajo o mientras conduce su automóvil. 

Pero no duerma demasiado; una siesta de 20 a 30 minutos es suficiente. Y dése 5 minutos para despertar completamente antes de reasumir una tarea que exija mucha concentración (las siestas pueden producir aturdimiento y desorientación, sobre todo si duerme tanto como para entrar en la fase de sueño profundo).

Preocupación exagerada

P. He ganado siete kilogramos de peso aún cuando voy regularmente al gimnasio. Trato de hacer ejercicio tres o cuatro días a la semana y caminar entre cinco y seis kilómetros diarios. Mi alimentación sigue siendo la de siempre. ¿Qué es lo que me pasa?

R.Suena como si estuviera usted haciendo un gran esfuerzo para ganar un juego que se está perdiendo.

La única manera de aumentar de peso es ingerir más calorías, o quizá está quemando menos calorías debido a que está entrando en edad.

Revise su ingesta de azúcares, harinas, grasas y alcohol, y trate de aumentar el consumo de granos integrales, frutas, y las verduras..

Usted ya está haciendo más ejercicio del que hace la mayoría de la gente. Por lo tanto, si en verdad se siente muy motivado a mantener su peso, lleve un diario de lo que come y revíselo cada semana.

Usted merece un premio

P. Me hicieron una histerectomía (extirpación del útero) hace cuatro años, y al mismo tiempo dejé de fumar. Ahora tengo 41 años de edad y 20 kilogramos por encima de lo que debo pesar. Tomo antidepresivos, un medicamento para la tiroides y me siento muy lenta. ¿Debo dejar mis medicamentos?

R.Resulta dudoso que sus medicamentos sean los que estén contribuyendo al problema. La hormona que toma para la tiroides debería mantener su metabolismo acelerado, y un antidepresivo debería ayudarle a mejorar su estado de ánimo.

Por lo tanto, en lugar de dejar esos medicamentos, pruebe con otras alternativas.

En primer lugar no se desanime. Usted merece mucho crédito por haber eliminado el tabaco, eso pudo llevarle aumentar un par de kilogramos, sin embargo, fue un enorme beneficio para su salud.

Revise su alimentación y diversifíquela con alimentos saludables bajos en calorías. 

Es igualmente importante empezar un régimen de ejercicios Si usted tiene sobrepeso y se siente lenta, un simple programa de caminata será mucho más efectivo que una meta no realista de hacer un montón de ejercicios en un gimnasio.

Perder peso es difícil, y mantenerse alejado del sobrepeso lo es mucho más. Sin embargo es posible. De hecho, muchos lo han logrado. Los métodos exitosos para bajar de peso son muy variados, y en la mayoría de los casos incluyen cuatro componentes comunes: desayunar; adherirse a un menú bajo en grasa; pesarse de manera regular y adoptar un plan de ejercitamiento de cinco a seis días a la semana.

Se requiere paciencia, persistencia, tiempo y esfuerzo. No obstante, la combinación de dieta y ejercicio sí funciona, y lo puede hacer para usted.

Asegure el calcio

P. Tengo 47 años de edad. Dejé de tomar leche hace tres años como parte de un plan para mantener mi peso bajo control. En vez de leche, ahora tomo un suplemento de calcio (Caltrate). 

¿Cuáles son las consecuencias de esta decisión?

R. Contrario a lo que piensa la mayoría de la gente, la leche ayuda a mantener e incluso a bajar de peso. Se debe a que el calcio de la leche es muy efectivo para eliminar el exceso de grasa. Por lo tanto, en este sentido no hay una razón para dejar la leche. Aparte de que se trata de una valiosa fuente de calcio.


A su edad, usted debería obtener cuando menos mil miligramos (un gramo) de calcio al día, por lo tanto, aun si quisiera apoyarse en la leche, necesitaría casi un litro al día para cubrir sus requerimientos de calcio. O sea que aun con una ingesta regular de productos lácteos (yogur, leche, queso), la mayoría de la gente necesita suplementos de calcio para obtener  el mineral que necesita. El Citracal (citrato de calcio) y el Caltrate (carbonato de calcio) son dos opciones aconsejables.

Pero recuerde que para asegurar la buena asimilación de todo ese calcio necesitará acompañarlo de ejercicio regular y vitamina D (o exposición al Sol durante cinco minutos al día).

Los expertos creen que la razón por la cual las japonesas son tan longevas obedece a una combinación de lácteos y un poco de ejercicio al aire libre.

Comience a caminar

P. Soy una persona de la tercera edad y mi caminar es muy lento, ¿que puedo hacer para lograr un andar más seguro?

R. Algunas personas, por su propia naturaleza, no se han acostumbrado a caminar de manera vigorosa. 
Sea cual sea su edad, póngase sus tenis, encuentre un lugar seguro y comience a caminar.

Camine a un paso que se sienta cómodo. Si usted es una persona muy mayor, comience con cinco minutos al día. Y aumente gradualmente hasta que esté haciendo 30 minutos o más todos los días.

Usted ganará confianza poco a poco, y de manera natural logrará un paso más agil y seguro.

Una de las grandes ventajas de la caminata es que caminamos con todos nuestros sentidos, que son los que nos ayudan a mejorar el equilibrio, y por lo tanto la seguridad y la confianza de que podemos hacerlo bien. 

La caminata disminuye la probabilidad de caerse y le ayuda a conservar el buen tono de su sistema nervioso, musculoesqueléticoy cardiovascular.

El fracaso de las dietas

P. ¿Por qué fracasan las dietas para adelgazar?

R. Los planes de pérdida de peso fracasan a largo plazo debido a que no ofrecen opciones alimenticias nutritivas, balanceadas, disfrutables y saludables. Casi cualquier dieta funcionará al principio –y casi todas fracasarán al final. (Adaptado de Health)