Ejército. El gobernador Rubén Moreira presenció la destrucción de armas. / Omar Saucedo
Afirma Gobernador que se ha dañado la estructura financiera del crimen organizado

Al refrendar su lucha contra el crimen, el gobernador Rubén Moreira destacó ayer que se ha dañado la estructura financiera de la delincuencia organizada y que ellos salieron de la entidad cuando se fueron los casinos.

También dio a conocer que acudió a la sede de fabricación de armas del Ejército Mexicano y dijo estar seguro que en un futuro Coahuila adquirirá productos de la industria militar de México como armamento, municiones, equipo táctico y vehículos para fortalecer a la corporación estatal.

“Seguiremos trabajando por la seguridad. No podemos aflojar nada. Los delincuentes se empezaron a marchar de aquí cuando cerramos los casinos, cuando vimos disminuida la venta de alcohol y se atacaron las principales fuentes de financiamiento de esos delincuentes: el juego, el vicio, la piratería, el tráfico de drogas”, señaló.

En Coahuila, explicó Rubén Moreira, se construirá un cuartel para la Brigada Militar que albergará a 3 mil soldados en la Región Laguna y cuya inversión será de 500 millones de pesos.

También en la entidad se han construido otros cuarteles en los municipios de Frontera y Piedras Negras, similares al del 69 Batallón de Infantería de Saltillo, así como bases militares con capacidad de 30 elementos y sus vehículos, en los municipios de Candela, Hidalgo, Guerrero, Allende, Juárez y Viesca.
Prioridades

El Gobernador de Coahuila explicó que su administración puso atención en 3 rubros, el empleo, la educación y la seguridad. En empleo van más de 130 mil nuevas plazas generadas, en educación se construyeron 8 universidades y 230 preparatorias, mientras que en seguridad los resultados son la construcción de cuarteles y bases militares, así como la disminución en un 90 por ciento de los homicidios derivados de los enfrentamientos por delincuencia organizada.