Su padre lamentó su muerte y publicó en sus redes sociales un sentido mensaje para su hija, a quien ya no podrá abrazar al despertar. Foto: Especial
La víctima regresaba del gimnasio cuando comenzó a sentirse mal y fue llevada de emergencia a un centro médico en Bélgica

Bélgica. Maëlle murió el pasado jueves tras sufrir un shock tóxico causado por un tampón que llevaba puesto para poder acudir al gimnasio y realizar sus rutinas deportivas en Bélgica.

La joven comenzó a presentar síntomas cuando regresó de realizar deporte. Tenía fiebre, náuseas y vómitos, por lo que sus padres decidieron llevarla al centro de salud más cercano.

El primer médico que la vio aseguró que lo que tenía Maëlle era una gastroenteritis, pero al día siguiente, los síntomas comenzaron a empeorar, presentaba problemas de visión y su presión era muy baja.

Inmediatamente, los padres llamaron a una ambulancia que la llevó al hospital, pero el diagnóstico para los médicos era el mismo.

Tras entrar en un cuadro de deshidratación severa, la joven fue trasladada a cuidados intensivos de otro hospital, donde finalmente la diagnosticaron con shock tóxico; sin embargo, ya era muy tarde para Maëlle y falleció, según informaciones del portal web ABC.

Su padre lamentó su muerte y publicó en sus redes sociales un sentido mensaje para su hija, a quien ya no podrá abrazar al despertar.

“Mi ángel, mi orgullo se ha ido a las estrellas. Tú que soñaste con viajar por el mundo, estás en un viaje muy largo”, se lee en la extensa publicación de Facebook.

El síndrome del shock tóxico es una enfermedad poco frecuente, pero muy grave causada por una toxina producida por algunas bacterias estafilococos. Los primeros casos afectaban a las mujeres que utilizaban tampones durante sus periodos menstruales; sin embargo, hoy en día se ha ido desestimando esa hipótesis.

El shock tóxico también puede ocurrir cuando hay infecciones cutáneas, quemaduras hasta incluso después de una intervención quirúrgica.

Según MedlinePlus, para reducir el riesgo del shock tóxico asociado al uso de artículos de higiene femenina se recomienda: cambiar el tampón cada 4 a 8 horas y nunca tenerlo peregne y nunca usarlo como método de protección antes de la llegada de la menstruación o para absorver flujo vaginal no-menstrual.