La ligereza mostrada por el Presidente electo debe desaparecer, ya que la representación que ostenta de un País emergente debe dejar de lado las nimiedades y adoptar un papel de verdadero guía que con sabiduría política nos dirija.

No basta las poses populistas como las que utilizó en su campaña política, debe demostrar que es un político con visión de estado, con cultura, con ecuanimidad, con templanza. Un político que no debe gobernar con las entrañas, pues no estamos en la edad media donde los súbditos se sujetaban a los dictados del rey quien no admitía debilidades.

Que no pretenda sentirse dueño de la verdad en sus exposiciones políticas, ni demostrar que todo lo sabe tratando de minimizar a intelectuales y técnicos que desde luego saben más, eso lo puede hacer con su equipo de primera línea, los designados como secretarios de estado que lo acompañarán en su trayecto y que no se atreven a contradecirlo.

Tampoco intente hacer el papel de redentor, pues ya tenemos uno de verdad desde hace dos mil años que dio su vida, y con ese nos basta.

Hace días declaró que no aspira a ser un dictador, sin embargo hay acciones que lo encuadran en ese contexto, pues la sentencia es que sus mandatos deben cumplirse sin réplica.

Que no diga que anhela representar un país democrático, antes demuéstrenos quién lo eligió como candidato a la Presidencia de la República, y quien conminó a los miembros de su partido político a que se inclinaran para que compitiera por el cargo.

Que nos diga cómo le ha hecho en los últimos años para concebir lo que hace cualquier padre de familia para prodigar la manutención de su familia. Cuál ha sido su trabajo que le haya redituado los ingresos necesarios para solventar los gastos para sostenerla, además de algunos lujos, como por ejemplo, el que uno de sus hijos tenga una estadía en Madrid.

Como ciudadanos sólo pedimos que nos lo demuestre, no lo estamos acusando de nada irregular.

Creo que tenemos derecho a conocer la respuesta a esas interrogantes por parte de quién va a ser nuestro presidente y sentirnos orgullosos de la pulcritud de su actuar de la que tanto nos ha hablado.

Se lo digo EN SERIO.

franciscoaguirreperales@gmail.com

@aguirreperalesf