En este negocio de pollos, en la colonia Misión Cerritos de Saltillo, la mujer habría matado a su expareja la semana pasada. Foto: Ulises Martínez
Después de varias horas de audiencia de vinculación a proceso, la jueza tomó la determinación luego de que el Ministerio Público no logró comprobar que Ada fuera responsable por el delito que le atribuyeron

Una jueza en el Centro de Justicia Penal de Saltillo dictaminó no ejercicio de la acción penal contra Ada “N”, quien estuvo señalada por el homicidio de su expareja la semana pasada en la colonia Misión Cerritos de Saltillo.

Después de varias horas de audiencia de vinculación a proceso, la jueza tomó la determinación luego de que el Ministerio Público no logró comprobar que Ada fuera responsable por el delito que le atribuyeron.

El caso fue registrado a inicios de la semana pasada, cuando la Policía de Saltillo recibió el reporte sobre el caso que inició a raíz de una discusión entre la pareja.

De acuerdo con fuentes cercanas al caso, la mujer que hoy ha sido imputada por el delito de homicidio habría sido víctima de un contexto de violencia familiar, y el cuchillo con el que privó de la vida a su pareja, inicialmente habría sido una amenaza en su contra.

Debido a la determinación de la juez, la mujer saldría esta misma tarde de prisión preventiva donde se encontraba para el desarrollo de su proceso.

Hasta estos momentos, no se ha concretado si la mujer logró la legítima defensa; sin embargo, familiares Familiares de la víctima, se presentaron en el Centro de Justicia Penal, para exigir que las autoridades hagan justicia en el caso y no le den beneficios a la imputada por su género sin analizar detalladamente el historial, que probablemente no fueron identificados.

Con pancartas en mano, los hijos y familiares se presentaron ante las instalaciones de Centro de Justicia mientras al interior se llevaba a cabo la audiencia de Vinculación a Proceso contra Ada “N”, por el homicidio contra su expareja Mario “N”, que culminó después de una discusión entre ambos en un domicilio al oriente de la ciudad.

Ente algunas de las manifestaciones que hicieron públicas, fue su deseo de que la autoridad no dé beneficios a ciegas por cuestiones de género, sin antes analizar todo el contexto de la relación que sostenía la pareja.

El hijo de Mario, la víctima, quien vivía con ellos dijo que la urgencia de que la mujer quede dentro se debe a que dejó a una menor sin sustento, y de que podrían comprobar que él sufría violencia familiar.

“Dejó a una niña sin padre, y queremos saber si la van a defender a ella o van a defender a la asesina. Ella la golpeaba desde hace tiempo por ella. Empezamos a saber hace dos meses”, expresó.

En ese sentido, el hijo de Mario aseguró que incluso la mujer realizaba insultos en contra de él y sus hermanos, aunque de los 13 años en los que la pareja estuvo unida, fue hasta hace aproximadamente dos meses cuando empezaron las complicaciones y las situaciones de violencia.

“No había una denuncia, pero mi papá una vez pidió apoyo porque ella ya lo había amenazado de muerte. Fue hace tres semanas o dos. Él nos platicó y había vecinos testigos. Mi papá salió a pedir el auxilio y llegó la patrulla y se lo llevaron”, expresó.

“Ella está en su derecho, pero lo que pedimos es justicia por mi padre”, dijo el joven de 19 años, quien tiene una hermana de 16.