Foto: Especial
Luis Arellano era uno de los delincuentes mexicanos más buscados por la DEA y uno de los principales líderes operativos del ‘cártel’ de Sinaloa

Ciudad de México. Elementos de la Policía Federal Ministerial (PFM) de la Fiscalía General de la República (FGR), entregaron en extradición a Luis Arellano Romero, a quien se le atribuye ser uno de los principales líderes operativos del cártel de Sinaloa, así como colaborador cercano de Joaquín El Chapo Guzmán Loera e Ismael El Mayo Zambada.

Arrelano es uno de los mexicanos más buscados por la Agencia para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA).

Según la investigación policial, Arellano Romero formó parte de la organización criminal conocida como cártel de Sinaloa y se encargaba de coordinar la importación y distribución de grandes cantidades de cocaína y mariguana de Ciudad Juárez, México a El Paso Texas, Estados Unidos, además de traficar con armas de fuego y coordinar con la célula delictiva el lavado de dinero de las ganancias obtenidas por su actividad criminal.

La extradición se dio en cumplimiento al tratado en la materia firmado entre México y los Estados Unidos. Es requerido por una Corte Federal de Texas, por su probable responsabilidad en la comisión de los delitos de asociación delictuosa, delincuencia organizada, contra la salud, lavado de dinero y posesión de armas.

Una vez agotadas las etapas del procedimiento, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) dictó el acuerdo correspondiente, por medio del cual el gobierno de México concedió la extradición de Arellano Romero.

El acuerdo quedó firme y ejecutable al agotarse los recursos legales a los que el extraditable tenía derecho. La entrega se realizó en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de Toluca, Estado de México, a los agentes del U.S. Marshals Service designados para su traslado final al vecino país del norte.