Jair Bolsonaro, Presidente de Brasil | Foto: Especial
Cerca de 9 mil personas, principalmente mujeres, contrajeron matrimonio en Brasil tras la amenaza de que el mandatario brasileño revocara sus derechos

Los matrimonios entre personas del mismo sexo en Brasil crecieron un 61.7 por ciento en 2018, una tendencia que se acentuó a partir del mes de octubre tras la victoria del presidente Jair Bolsonaro en las pasadas elecciones, según los datos divulgados este miércoles por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

A pesar de la reducción del 1.6 por ciento del número total de uniones matrimoniales civiles entre 2017 y 2018, el registro de casamientos específicamente de personas del mismo sexo se multiplicó durante el mismo período y pasó de 5 mil 887 a 9 mil 520, la mayoría de ellos entre mujeres con el 58.4 por ciento.

El IBGE apostilla que el aumento de casamientos entre personas del mismo sexo se registró en todas las regiones del país, aunque el estudio destaca que el menor crecimiento ocurrió en el centro-oeste (Brasilia y Goiás) con el 42.5 por ciento mientras que el mayor fue en el nordeste (Salvador, Fortaleza, Recife) con 85.2 por ciento.

En concreto, las estadísticas apuntan que el número de matrimonios entre el mismo aumentó de manera exponencial a partir del mes de octubre del año pasado, cuando Bolsonaro fue elegido presidente de Brasil.

Si entre enero y octubre de 2018 la media mensual de casamientos homosexuales fue de 546, la cifra subió a los 957 en noviembre y saltó para los 3 mil 98 en diciembre, es decir, cinco veces más que la media.

Según algunos especialistas, el aumento en el número de matrimonios a partir de octubre coincide con la elección de Bolsonaro, quien cuenta con un historial de declaraciones homófobas y defiende que la "familia es una hombre y una mujer". El mandatario ha asegurado que el país "no debe ser un paraíso de turismo gay".

En la época de la elección, muchas parejas de la comunidad LGBT decidieron casarse por temor a la aprobación de algún tipo de ley por parte del nuevo ejecutivo que dificultase la unión matrimonial, sin embargo, está garantizado por la justicia brasileña. Bolsonaro ha criticado al Supremo Tribunal Federal de penalizar la homofobia.

En 2013 una resolución del Consejo Nacional de Justicia (CNJ) legalizó por la vía judicial el matrimonio igualitario y para ello se basó en un fallo del Tribunal Supremo de mayo de 2011, que igualó en términos derechos la unión estable a un matrimonio.

Además, los datos publicados por el IGBE revelan una subida de los divorcios en 2018, cuando se registraron un total de 385 mil 246, lo que supone una separación por cada tres matrimonios y un aumento del 3.2 por ciento en relación a 2017

La investigación también muestra que el tiempo medio entre el registro del casamiento y la formalización del divorcio disminuyó el año pasado, pues la duración media de los matrimonios pasó de ser de 17 años en 2008 a 14 en 2018.

Del número total de separaciones, el 27 por ciento fueron de parejas sin hijos, mientras que el 54.4 por ciento fueron de uniones matrimoniales con hijos menores de edad.