Foto: Unsplash
En México sigue siendo el COVID-19 la primera causa de muerte a lo largo y ancho del territorio nacional y somos uno de los países con más contagios en el mundo. Bloomberg

La Comisión Europea dio a conocer que las primeras vacunas contra la COVID-19 en la Unión Europea podrían administrarse esta navidad. Pidió a los países socios a que preparen urgentemente sus cadenas logísticas pues las vacunas son importantes, pero lo que cuenta son los procesos y estrategias de vacunación. Este órgano tiene acuerdos con seis proveedores de medicamentos y está negociando con un séptimo para así cubrir a un total de 460 millones de habitantes. 

Eso en Europa. En México sigue siendo el COVID-19 la primera causa de muerte a lo largo y ancho del territorio nacional y somos uno de los países con más contagios en el mundo. Bloomberg, que es una compañía estadounidense de asesoría financiera, software, data y media bursátil (tiene una tercera parte del mercado de medios informativos) publicó un estudio de 53 países analizando las acciones de cada uno contra la pandemia. El reporte considera a América latina como la región más devastada por el nuevo coronavirus, siendo México el último lugar, debido a que además de que se han practicado pruebas muy limitadas, existe un evidente fracaso en la búsqueda de la disminución de la mortalidad en los casos graves, en la reducción del uso de ventilación o en mejorar el tiempo de recuperación. En su conferencia mañanera el presidente de México Andrés Manuel López Obrador no se tardó en responder para desestimar este estudio y afirmó que “en México solo una minoría lee un medio como Bloomberg”. Aprovechó la oportunidad para cacarear que se invertirán 100 mmdp para vacunas y aseguró que “los grupos opositores quieren frenar la transformación de la 4T, pero los conservadores no lo lograrán. ¡Quieren dar marcha atrás y no van a poder!”. Es predecible que el jefe del Ejecutivo a unos días de su segundo informe de Gobierno pretenderá tapar el sol con un dedo y desviar la atención hacia los compromisos cumplidos que prometió en campaña. No olvidemos que en el pasado mes de agosto los diez gobernadores que integran la Alianza Federalista demandaron al gobierno federal la salida inmediata del Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López-Gatell, alegando que sus estrategias para combatir la pandemia son fallidas, con posturas contradictorias y confusas lo que, según los gobernadores ha puesto en peligro la vida de millones de mexicanos.  En esa ocasión López le dio a López un gran espaldarazo diciendo: “Apoyamos al Dr. Gatell que ha hecho un buen trabajo”. Desde entonces las cifras siguen empeorando y la emergencia de salud comienza a tomar las dimensiones de una crisis humanitaria. No hay justificación válida para mantener una estrategia que no ha dado resultados, ya que por ahora van en los 1 millones 100 mil casos totales y ha costado la vida de 105 mil mexicanos. Ha lo largo de la pandemia se ha utilizado un mecanismo de protección para millones de personas como es el uso de la mascarilla, donde tuvieron que morir 35 mil personas para que el “zar” de la salud, aceptara a medios su utilidad y que no se trata de una falsa sensación de seguridad que no evita el contagio.  

Lo que no puede negar el mandatario mexicano en cuanto a materia económica se refiere es el mal manejo del gobierno federal durante la emergencia sanitaria en referencia anual al segundo trimestre de este año que dramáticamente bajó hasta el 18.7 % del Producto Interno Bruto (PIB). En este contexto el canciller Marcelo Ebrard, señaló que México también comenzará con la vacunación en contra del COVID-19 a finales de diciembre. Y en redes sociales citó un tuit de la presidente de la Unión Europea Úrsula von der Leyen, donde confirma la aplicación del fármaco antes de que concluya este año. 

Por otra parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia o UNICEF, comenzó el esfuerzo de trabajar con las aerolíneas, y empresas de transporte aéreo y marítimo para organizar un suministro de dos mil millones de dosis a 92 países durante el próximo año. Estas vacunas corresponden a los fabricantes que llegaron a acuerdos con la plataforma COVAX, en la que está incluido México. Cuando se concrete será la mayor operación de este tipo en la historia. Involucran la entrega de vacunas, jeringas y equipo de protección para los trabajadores sanitarios. 

Así mismo, en la pasada cumbre virtual del G-20 los líderes de los países con las veinte economías principales del mundo acordaron financiar una distribución justa para evitar que los países pobres queden rezagados. También aprobaron un plan para extender la suspensión del pago de la deuda externa de las naciones menos desarrolladas hasta junio de 2021. 

Todos estos son mensajes que emocionan, pero que se tropiezan con el hecho de que, por ejemplo, ni la vacuna de Moderna, ni la de Pfizer BioNTech, ni el mismo Estados Unidos hacen parte de las iniciativas multilaterales para distribuir las vacuna también a los países más pobres. Además, la Sociedad Estadounidense de Enfermedades Infecciosas insiste en recomendar el medicamento antiviral Remdesivir, un nuevo profármaco que pertenece al grupo de los análogos de nucleótidos, para su aplicación en pacientes con un cuadro grave de COVID-19. Esto contradice a lo planteado por la Organización Mundial de la Salud OMS, que desaconseja su uso. No obstante expertos dieron a conocer un ensayo clínico donde se demuestra que ayuda a acelerar la recuperación de los enfermos. Y la Administración de Medicamentos y Medicinas de E.E.U.U (FDA), concedió una aprobación de emergencia para un fármaco de la compañía Regeneron Pharmaceuticals, un coctel experimental que utiliza anticuerpos sintéticos para combatir esta nueva enfermedad. Este fue el tratamiento utilizado con Donald Trump. La institución farmacéutica puede ayudar a los pacientes que no hayan sido hospitalizados.  

Mientras tanto, el gigante asiático avanza hacia ser la siguiente potencia mundial. Reportan que en China hay tan solo 17 casos de contagios. En redes sociales circula un mensaje conspiratorio: “Estamos llevando a cabo nuestro plan, ¡y lo estamos haciendo muy bien!