Hoy es Navidad

Los cristianos nacemos de nuevo en esta Resurrección. La muerte del Hombre-Dios en la cruz fue un acto de amor, el más amoroso acto que se puede concebir. Por él nos vino la esperanza: Dios, imagen y semejanza del hombre, resucitó. Nosotros, semejanza e imagen de Dios, habremos de resucitar también.

Aquél que es vida verdadera nos mostró que no hay verdadera muerte. No existe la nada; el vacío no existe; no hay tal obscuridad que la luz no pueda disipar.

La Pascua es fiesta de primavera; en ella la vida vuelve a resurgir. Nos alegramos porque este día –la otra Navidad– confirmamos nuestra esperanza en la vida eterna, la vida del Amor.

¡Hasta mañana!...