Los 35 productores y agroempresas alimentarias mexicanas, presentes en el pabellón de la Convención Anual de la Asociación Promotora de Frutas y Hortalizas en Canadá 2018, establecieron 125 enlaces comerciales y reportaron ventas por 29 millones 934 mil 804 dólares, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

Los exportadores mexicanos que aprovecharon la oportunidad de reunirse con compradores, distribuidores importantes, restauranteros y público en general de las distintas partes del mundo, son la muestra de que México en el mundo tiene mucho para ampliar los horizontes del comercio y ser generadores de trabajo, economía y progreso.

Por ahora, solamente 12 estados de la República Mexicana están exportando a Canadá, estos son: Baja California, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Oaxaca, Puebla, Sinaloa, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán. La diversidad de productos podrá aumentar en la medida que se den las condiciones para la conservación y regeneración de suelos, que hoy se encuentran degradados por el uso intensivo de agroquímicos que acabaron agotando la tierra, además de ser dañinos para ambiente, afectan la salud humana.

El ingeniero agrónomo, doctor en sociología rural y director de Biofábrica Siglo XXI, Marcel Morales detalló (www.mexicampo.com.mx) que su propuesta, para la nueva administración federal que asuma la Presidencia de México, se enfoca en acciones creativas inmediatas que permitan resultados de impacto en el corto plazo en la transformación del agro mexicano, que incremente la autosuficiencia alimentaria y mejorando el ingreso del pequeño productor en alimentos básicos como el maíz.

Morales lleva 15 años practicando la vinculación de investigación con la producción agrícola en materia de los biofertilizantes que se producen con microorganismos benéficos, capaces de aprovechar el nitrógeno atmosférico para transformarlo y proporcionárselo a la planta en forma de amoniaco para su nutrición. También detonan reacciones en las plantas que las protegen contra enfermedades. Son altamente efectivos en la conservación y regeneración de suelos. Eso sería empezar por el principio.

En 100 mil hectáreas, distribuidas en ocho estados a las que se les dará seguimiento en todo el ciclo de producción, se puede tener un rendimiento de 500 kilos por hectárea en un ciclo productivo, mejorando el ingreso y satisfaciendo el autoconsumo del pequeño productor.

Para hacer de México una economía de mercado, habría que emprende nuevos métodos de cultivo, ciencia aplicada y supervisión efectiva que capacite, para que el pequeño productor tome las riendas de su progreso y deje de depender de “programas” que sólo vuelve millonarios a quienes los “administran”.

¡Decídete a ser feliz hoy! 

@_A_lfonsina