Especial/
Este sector de la población ha tenido que aprender a usar aplicaciones, como defensa contra robos

Con el paso de los años, el crecimiento de la ciudad y el desarrollo de nuevos centros urbanos y laborales, algunas colonias de Saltillo se fueron despoblando de sus habitantes más jóvenes para dejar una mayoría de adultos mayores, quienes han tenido que aprender a usar aplicaciones para entrar a los grupos de seguridad de la Policía Municipal.

Este es el caso de la colonia Latinoamericana, donde hace tiempo eran muy frecuentes los robos en casas, pero con la participación de los vecinos y la autoridad se logró disminuir la incidencia de delitos. El fenómeno continúa y más con el modus operandi de los ladrones, que ya identificaron la vulnerabilidad de éste y otros sectores.

“Se van casa por casa en una calle y van timbrando en las puertas, si sale alguien: ‘oiga, le lavo el coche’, la respuesta va a ser ‘no, gracias, joven’, pero ya se dieron cuenta que esa casa está habitada. Timbran en una que no sale nadie y esa es la casa que atacan en minutos, siempre con una persona esperándolos en un coche, haciendo guardia en una contraesquina donde está la casa, a veces dos coches. Se meten, sacan los valores y el coche inmediatamente se pone en paralelo a la casa, sacan las cosas que están robando y huyen”, explicó el diputado Juan Carlos Guerra.

De acuerdo con su diagnóstico, estos robos son realizados durante la tarde, como aquel intento en el que 3 ladrones se metieron a un hogar el pasado martes a las 16:00 horas, pero el hijo de la dueña se encontraba ahí y los enfrentó, el saldo fue la muerte de un criminal de 29 años.

Tres semanas atrás también hubo otro atraco en la tarde, sin que se haya detenido a los involucrados, pese a la presencia de una caseta de vigilancia en la plaza Latinoamericana y rondines de patrullas y la rápida respuesta en el grupo de seguridad de Whatsapp, informó Juan Carlos Guerra.

El problema es que los delincuentes no son atrapados in fraganti, es decir, en el momento cuando están robando una casa. Los reportes llegan después, e inmediatamente acuden los elementos policiacos al lugar.

CAPACITACIÓN YRESPUESTA POLICIACA

“Se presentaron de la Presidencia Municipal y nos dieron indicaciones, el grupo de Whatsapp es exclusivamente para poner cosas de seguridad”, comentó Juana María Magallanes, habitante de la colonia Latinoamericana.

“El Comité de Seguridad funciona muy bien, fue de los primeros en instalarse en Saltillo. Poco a poco los hijos les enseñan a los papás que no usaban redes sociales antes, todos participan despacito y viendo el reglamento. La autoridad ha sido muy paciente y los ha ido educando”, aseguró el diputado Juan Carlos Guerra.

El grupo de seguridad inició hace dos años y los vecinos contaron que la comunicación con los policías es rápida y directa, pues cuando alguien escribe de algún incidente, las autoridades llegan a la brevedad.

Esto ha dado pie a que también varios vecinos reporten a supuestas “personas sospechosas” caminando o en automóvil, quienes luego son detenidas o entrevistadas por oficiales. Muchas de ellas eran simples peatones que iban a otro lugar o trabajadores o visitantes de algún vecino. Esto mismo es lo que informan los policías en el grupo de seguridad.

A la pregunta de si este grupo y la presencia de la caseta y patrullas los hace sentir más seguro, vecinos respondieron de manera afirmativa, porque pueden reportar algún problema a cualquier hora y siempre obtienen respuesta y presencia de autoridades.

FALTA MÁS CONTROL DE TRÁFICO

Debido a que son pocos los casos de ladrones de casas atrapados in fraganti, el diputado Juan Carlos Guerra consideró que falta una aplicación más rigurosa del control de tráfico de vehículos en las calles; es decir, que se detengan conductores que circulan a exceso de velocidad, que no respetan los señalamientos, que no traigan placas.

“A los maleantes no los atrapan in fraganti, a los maleantes los atrapan pasándose un alto, porque no traen placas en su vehículo o porque van a exceso de velocidad. Eso falta mucho en Saltillo. Tener una patrulla parada con las torretas prendidas no hace mucho para disuadir el robo a casa-habitación”, detalló Juan Carlos Guerra.

De acuerdo con él, los elementos policiacos y de tránsito podrían tener un mejor diálogo con la ciudadanía para que la gente se sienta segura y protegida.

COLONIA CON MÁS ADULTOS MAYORES

Aproximadamente 295 personas mayores de 60 años viven en la colonia Latinoamericana y sus ampliaciones, delimitadas al sur por el periférico Luis Echeverría Álvarez, al norte por calle Las Américas, al oriente por el bulevar Venustiano Carranza, y al poniente por la calle Cumbres.

De acuerdo con el Inventario Nacional de Vivienda 2016 del INEGI (con actualizaciones de 2010 y 2015), alrededor de mil 070 personas viven en esta colonia, de las cuales casi la tercera parte son adultos mayores (27.57 por ciento).

El grupo más numeroso es de personas de 30 a 59 años, que suman 368 habitantes. Le siguen los jóvenes de 15 a 29 años, con 254; niños de hasta 14 años, con 133; y 20 personas con discapacidad sin especificar rango de edad.

Vecinos que platicaron con VANGUARDIA confirmaron que gran parte de los vecinos actualmente son adultos mayores, y al menos 100 de ellos forma parte del grupo de seguridad de WhatsApp con la Policía.

Nazul Aramayo

1985. Reportero enfocado en temas de movilidad, medio ambiente, historias de vida, cultura popular, música, literatura. Autor de los libros “Cantinas que merecen ser amadas y personas que no” (Producciones El Salario del Miedo: 2019), “La Monalilia y sus estrellas colombianas” (FETA: 2017) y “Eros díler” (Jus: 2012). Ha sido ganador del Premio Estatal de Periodismo Coahuila 2017 y 2018, en los géneros de Crónica y Mejor Trabajo de Periodismo Cultural respectivamente. Ganador del XXIX Concurso Literario Nacional “Magdalena Mondragón” en el género de cuento. Ha sido becario del PECDA y FONCA.