Foto: Especial
El delito se cometió en diciembre de 2005, como represalia por la publicación del libro de la reportera: Los Demonios del Edén, en el que exponía una red de de pornografía infantil

Este jueves se liberaron nuevamente órdenes de aprehensión contra Mario Marín, Kamel Nacif y Adolfo Karam por el delito de tortura cometido contra la periodista Lydia Cacho, informó la organización Artículo 19.

El delito se cometió en diciembre de 2005, como represalia por la publicación del libro de la reportera: Los Demonios del Edén, en el que exponía una red de de pornografía infantil y trata en la que participaban políticos y empresarios mexicanos.

Desde 11 de abril de 2019 se habían girado órdenes de aprehensión contra Marín, Nacif y Karam, pero fueron suspendidas en noviembre de ese mismo año, luego de que se confirmara un amparo a los acusados.

Ayer, la magistrada del Primer Tribunal Unitario, María Elena Suárez Préstamo, volvió a girar las órdenes de aprehensión en su contra.

“Catorce años después de que me mandaran secuestrar y torturar para proteger a red de Trata de Niñas, nos hemos enfrentado en los juzgados, ellos con sus influencias y poder corruptor, nosotras con la razón. La valiente magistrada que no se dejó corromper y busca justicia”, escribió Lydia Cacho en su cuenta de Twitter. 

Hasta ahora, se ha detenido a dos integrantes de la Policía Judicial de Puebla, involucrados en el caso, y se dictó sentencia contra el comandante de la corporación policiaca.

En julio pasado, la Fiscalía General de la República (FGR) informó que Kamel Nacif había sido ubicado en Líbano y se pidió su extradición.

Lydia Cacho acusó en ese momento al titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, de “ayudar a mi torturador y tratante de niñas a escapar de su escondite”, al revelar información sensible para la investigación.