Foto: Especial/En el informe de resultados a inversionistas presentado a la Bolsa Mexicana de Valores, la estatal reportó una caída de 16.5% en sus ingresos totales, que ascendieron a 1.403 billones de pesos
La estatal vendió 16.5% menos, debido a la baja en los precios de primera mano de la gasolina, la entrada de nuevos competidores y a un menor volumen y precio de exportación de crudo

Petróleos Mexicanos (Pemex) cerró el 2019 con una pérdida neta de 346,135 millones de pesos en sus actividades, la séptima consecutiva para la empresa y la más profunda desde el 2015, derivado de menores ingresos, costos más elevados y un cobro de impuestos de 26% de sus ingresos.

En el informe de resultados a inversionistas presentado a la Bolsa Mexicana de Valores, la estatal reportó una caída de 16.5% en sus ingresos totales, que ascendieron a 1.403 billones de pesos.

La disminución de los ingresos totales fue provocada por una caída de 20% en las ventas nacionales, explicada principalmente por una baja en los precios de las gasolinas y diésel (en lo que respecta a la comercialización de primera mano, porque tras impuestos para los consumidores hubo un aumento de más de 5.6% en los precios) y una disminución de 24% en los volúmenes de venta de estos combustibles, debido a la pérdida de mercado dada la entrada de nuevos competidores, explicó la empresa en su análisis de resultados.

Además, el año pasado hubo una disminución en las ventas de exportación, dada la reducción de 5% en el volumen comercializado de crudo, aunado a la baja de 8.4 dólares por barril en el precio promedio de la mezcla mexicana de crudo, luego de que el precio pasó de un promedio de 60.3 por barril a 51.9 por barril entre el cierre del 2018 y el 2019.

Con un costo de ventas de 1.186 billones de pesos, más gastos administrativos y de ventas por 151 millones de pesos, además de gastos financieros por 166 millones de pesos, se disolvió la utilidad bruta de 216,643 millones con los que la empresa cerró el año.

Al sumar otros ingresos, la utilidad total antes de los impuestos de la empresa fue de 13,664 millones de pesos, con una caída de 95% respecto al año anterior. Aunque los impuestos, derechos y aprovechamientos erogados disminuyeron 22% en un año para ubicarse en 359,799 millones de pesos, las pérdidas operativas y la carga fiscal llevaron a la estatal a esta situación de pérdida.

Patrimonio y pasivos

En tanto, los pasivos totales de Pemex sumaron 3.886 billones, con un incremento de 9.9% en un año. De éstos, 1.456 billones correspondieron al pasivo laboral, que se elevó 35% para ubicarse en 1.456 billones de pesos.

El pasivo laboral, que son las obligaciones con los trabajadores que erogaron cuotas y fueron utilizadas por la dirección de la empresa para otras actividades, llegó prácticamente a niveles del 2014, antes de la reforma energética en que se aprobó una capitalización del gobierno federal de 185,000 millones de pesos para este rubro.

Los activos de Pemex sumaron 1.891 billones al concluir el 2019, con una reducción anual de 8.8%, con lo que el patrimonio negativo de la empresa cerró en 1.995 billones, con un deterioro de 37% en relación con el año anterior.

Cuarto trimestre

En lo que respecta al cuarto trimestre del 2019, Pemex también registró una pérdida neta de 169,800 millones de pesos, superior en 7.9% a la registrada en el mismo lapso del año anterior.

La estatal tuvo ventas totales por 320,100 millones de pesos, mismas que se redujeron en 21.6% en comparación con el mismo lapso del 2018.

En su conferencia telefónica con inversionistas sobre los resultados al 31 de diciembre del año pasado, la estatal informó que el costo de ventas de la empresa también disminuyó, llegando a 307,300 millones de pesos en el cuarto trimestre del año pasado, con una mejora de 5.3% en contraste con el año anterior. Así, el rendimiento bruto del periodo fue de 71,800 millones de pesos negativos, con lo que empeoró 39.7% en un año.

Los gastos administrativos y de distribución se ubicaron a la vez en 37,200 millones de pesos, con una caída anual de 5.5%, para llegar a un rendimiento de operación negativo de 112,200 millones de pesos, en contraste con el balance positivo por 86,100 millones de pesos reportado en el cuarto trimestre del año anterior.

Además, Pemex tuvo un costo financiero por rendimiento e instrumentos derivados de 35,500 millones de pesos, superior en 11.9% al del último cuarto del 2018, pero una utilidad cambiaria de 69,700 millones de pesos, en contraste con los 73,600 millones de pesos negativos del año anterior en este rubro.

Finalmente, la situación tributaria de la empresa mejoró en un año, luego de una erogación en impuestos y derechos de 90,600 millones de pesos, inferior en 34% a los 137,400 millones de pesos erogados en el último cuarto del año anterior.