Aún escucho esa alarma sin que suene, creo que se asemeja a varios ruidos. Es una secuela de los sismos recientes, común a muchos de nosotros. No obstante, también lo es el sentimiento de solidaridad, de participación social y de entrega al que lo necesite. Entre las o los heroicos binomios, catarsis en sobremesas y abrazos libres de palabras, corresponde continuar haciendo lo que esté a nuestro alcance para seguir andando el largo retorno a esa normalidad que difícilmente será aquella que conocimos.

El Inai no ha sido ajeno a lo anterior. Entre varias medidas, continúa habilitado TELINAI (01 800 835-4324) como canal de comunicación para orientar a quien así lo necesite a la dependencia que mejor pueda ayudar y, de manera muy importante, hemos estado alertas de cualquier vulneración a los derechos que esta institución tutela.

Particularmente, la situación de fragilidad en la que han quedado miles de mexicanos, no sólo en la Ciudad de México, sino también en Oaxaca, Chiapas, Morelos o Puebla, los expone de manera particular al abuso de gente que pretende aprovechar la ocasión para obtener información personal. Hay quienes lo hacen de manera presencial y también los que aprovechan las redes sociales para tender trampas.

En medio de la confusión que puede existir sobre el procedimiento para acceder a los fondos de ayuda o para hacer efectivo un seguro, es relevante que corramos la voz acerca de la importancia de requerir, a quien solicite documentos o datos personales, que se identifique plenamente, para saber si se trata de alguien autorizado para ello y exigirle el aviso de privacidad correspondiente.
Debemos tener cuidado: si no estamos seguros de que la persona que solicita la información está autorizada, es mejor pedir un dato de contacto para proporcionarlos una vez que se haya confirmado que la solicitud es lícita y válida.

En relación con el acceso a la información, existen afortunadamente muchas diferencias con respecto al sismo del 85. Para empezar, los mexicanos cuentan ahora con una institución que garantiza ese derecho. Asimismo, muchos de los trámites para papeles de identificación pueden realizarse ya de manera digital y en la mayoría de las veces es posible tener la documentación en un tiempo bastante corto. El Inai está ofreciendo orientación gratuita durante estos días para este tipo de trámites. Finalmente, otro cambio relevante en la materia, es la fiscalización que la sociedad puede ahora hacer de las instancias que reciban recursos públicos para el apoyo a damnificados.
Es tiempo para la solidaridad, para hacer frentes comunes que protejan nuestra información personal y permitan el ejercicio pleno de nuestro derecho de acceso a la información; la sociedad esta despierta y alerta.

Twitter: @XimenaPuente