Vía Crucis migrante. El evento contó con la participación de 90 migrantes, 100 feligreses y 20 jóvenes. | Foto: Mayra Franco
‘El migrante es el nuevo crucificado’

La tortura que tiene que soportar un migrante en busca de una mejor vida es igual a la que tuvo que soportar Cristo, según las Escrituras, así lo consideró el padre Pedro Pantoja, asesor general de la Casa del Migrante.

“Lo centramos en el migrante como el nuevo crucificado de la historia. El camino del migrante es un vía crucis terrible, incluso desde antes de salir de su país ya vive la primera violación sistemática, estructural. Una violencia destructora que lo encamina hacia la huida”, aseguró el párroco.

A diferencia de la representación tradicional, el padre Pantoja relacionó cada estación con el sufrimiento que pasan los migrantes. Por ejemplo el dolor que sintió María al saber de la muerte de Cristo, con lo que siente una madre cuando las autoridades le avisan que su hijo murió destrozado por el tren.

“Hay una semejanza muy grande también porque el Cristo que entró a Jerusalén entró a morir, sabía que era entrar a una ciudad asesina. El migrante sabe que si entra a México entra a un territorio de muerte donde posiblemente lo van a matar, muchos no regresarán o regresarán sin piernas, o sencillamente deportados con una muerte moral tremenda”, comentó Pantoja.