De nueva cuenta las exhibiciones de arte fueron de los eventos culturales más prominentes durante este año y aquí te mostramos a grandes rasgos lo que se realizó en la ciudad

A días de terminar el 2018 te pesentamos una serie de recuentos sobre los eventos culturales más destacados en la ciudad, empezando con las exposiciones y los proyectos de artes visuales, una de las disciplinas más activas, seguido por el teatro, la música y la danza, conferencias, charlas y talleres, un texto a la memoria de los grandes que fallecieron este año y lo que se realizó a nivel nacional.

Una génesis permanente… con poca presencia
Inicia este recuento, en 2017, destacamos la exposición “¿Y si actuamos como caballeros… o como lo que somos?” que la administración de entonces del Instituto Municipal de Cultura ambiciosamente trajo a la ciudad, dividida entre sus tres principales recintos, con gran éxito en su alcance y popularidad.

Inaugurada durante los festejos del 440 aniversario de la ciudad en julio, el equipo ahora dirigido por Iván Márquez Morales quiso replicar el acontecimiento —ahora para el cumpleaños 441 de Saltillo— con la muestra “Los Fridos, una génesis permanente”, una colección de obras de los principales cuatro alumnos de Frida Kahlo, cuya extensión también requirió su división entre dos espacios.

Sin embargo, aunque los nombres de los autores, la calidad de sus piezas y el discurso de la exhibición fueron de la más alta calidad no lograron obtener una presencia tan alta como su homóloga de un año atrás.

Vida Yovanocich. Su obra estuvo en la Galería Urbana del Ateneo Fuente.

La trinidad del IMCS
Además de la anterior el Centro Cultural Teatro García Carrillo también albergó la muestra “El Juguete Mexicano”, en colaboración con la Secretaría de Cultura, una colectiva compuesta principalmente por artistas tapatíos, miembros de una escuela de pintura que aún conserva el rigor académico en la técnica, quienes exploraron el tema de los juguetes tradicionales desde muy diversas perspectivas.

El recinto también fue sede de exhibiciones con obra de Marisol Chena y el colectivo Kafer Crew.

Por su parte, el Museo Rubén Herrera abrió el año con “Miniatulus” de Orestes de la Paz, pinturas al óleo en miniatura sobre la cual se realizó una enriquecedora charla en mayo. Además también destacó la exposición aún vigente del “Primer Salón de la Acuarela”, dedicada al maestro Alfonso Gómez Lara, en la cual artistas saltillenses exploraron la técnica desde sus respectivas trincheras.

Los Fridos.Selección pictórica que celebra el aniversario de la ciudad.
El Cerdo de Babel no decepciona
Como cada año, uno de los recintos más activos fue nuevamente la popular taberna del callejón de Ocampo, que aunque no tiene obligación alguna en ofrecer algún contenido más allá del culinario, reiteró su vocación de promoción cultural.

En esta ocasión la tradicional exposición que Alejandro Cerecero ofrece cada agosto en el marco del aniversario del lugar llegó acompañada por el trabajo de dos ex-alumnos del maestro, Gustavo Adame y Omar Rodríguez con “La Rueda de las Mentiras”, en donde cada uno compartió su perspectiva crítica sobre el consumismo y las doctrinas religiosas y económicas.

Por su parte, Gerardo Rodríguez Canales “Geroca” de nueva desarrolló en serie decembrina —que aún puedes disfrutar— con su particular humor y sarcasmo la sátira “La nave de los locos”, en la que hay desde escenas cotidianas hasta críticas a la afición futbolera regiomontana.

Aunado a ellos se presentaron otros autores como el fotógrafo Artyom Schlapachenko, la artista Mónica Álvarez Herrasti con una serie de dibujos a tinta y Georgina Chapa continuó con sus exploraciones y experimentaciones pictóricas en “Photo Live”, entre otras propuestas.

MAG. Celebró 6 años con la exposición de las libretas de Bef.

Casa República baja el ritmo
Luego de que su primer año de vida estuviera lleno de actividad, el 2018 fue para Casa República y Blanco Galería uno con menos cantidad de propuestas, pero supieron explotar lo que tuvieron.

Comenzaron con el final de la exposición “Más que un desierto”, inaugurada el año previo, y la instalación que Ana Gómez —miembro de la colectiva— hizo en el jardín del lugar, lo que dio paso en mayo a la muestra “Los hermanos Fuentes Quezada”, a la que enfocaron sus esfuerzos el resto del año.

La exhibición reunió el trabajo de Alejandro, Carolina y Avelina, hijos del escultor Alejandro Fuentes Gil, cada uno con una aproximación diferente a la producción artística. El apoyo que la galería demostró a estos artistas continuó en otras iteraciones de su trabajo.

Juguete mexicano. Artistas tapatíos exploraron el tema a través de la pintura.

Albricci diversifica su oferta
Luego de que terminara 2017 con propuestas menores, Galería Albricci comenzó con fuerza este año al organizar una de las más ambiciosas convocatorias en la ciudad con “Convergencia”. En esta muestra se reunió la obra de 53 artistas locales y fue uno de los mayores éxitos del recinto desde su inauguración en 2015.  Aunado a ello, durante el verano incursionó en la era de la inmediatez con sus exposiciones multimedia, donde cada miércoles abrió un espacio para que cualquier artista presentara su trabajo en la terraza.

Entre polémica la EAP fortalece presencia
A pesar de que este fue un año duro para la Escuela de Artes Plásticas Prof. Rubén Herrera, luego de que la administración de Ana Isabel Pérez-Gavilán generara descontento entre la comunidad —lo que provocó su posterior destitución— la institución destacó con algunos proyectos. Se llevaron a cabo diversos ejercicios de experimentación por parte de sus alumnos, como sucede cada ciclo, pero además fue aquí que la muestra de Alejandro Cerecero fue presentada antes de llegar a los muros del Cerdo de Babel. Asimismo, sus alumnos colaboraron con el Museo del Sarape, la Alianza Francesa de Saltillo y la artista franco-mexicana Fabienne Guilbert Burgoa en el proyecto Apolatl, una exploración de arte textil y performance sobre la geografía, contexto e historia de la región semidesértica. 

Fuentes Quezada. Los hermanos llevaron su obra a Casa República.

El MAG, entre festivales
Las propuestas del Museo de Artes Gráficas este año se realizaron principalmente en el marco de la decena de festivales culturales que hubo en la ciudad y el estado.

El 2018 celebró seis años con la exposición “Las 68 libretas de Bef”, caricaturista que a través de esta muestra expone su progreso como dibujante, desde la más tierna infancia hasta sus más recientes creaciones.

Durante la Feria Internacional del Libro Coahuila 2018 se unió a la fiesta con la exhibición de la propuesta editorial de Ex-Molino, que conjunta textos poco conocidos de poetas de todo el mundo con las interpretaciones que de ellos hacen artistas contemporáneos.

Y, mientras se realizó el Festival Internacional de las Artes Julio Torri, desde el MAG se realizó lo mismo pero con fotografía en el Festival FotoCoahuila 2018.

Mercedes Aqui. Su trabajo estuvo en la Casa Purcell.

La SC sale a la calle
Precisamente fue la obra de Yovanovich una de las más destacadas muestras inauguradas en la Galería Urbana del Ateneo Fuente, donde la Secretaría de Cultura busca desde hace unos años llevar el arte al ámbito público, aunada a otra de Daniel Garza y a una sobre la Constitución de 1917.

Sin embargo, esta fue tan sólo la primera intención, pues este año se inauguró también un espacio similar en las rejas de la Escuela Coahuila con las fotografías de Gabriel Berumen, recopiladas por Alejandro Pérez Cervantes.

Y frente a este mismo instituto y en Parque Centro se exhiben esculturas de grandes maestros, en una exposición que parece ser también el principio de una intención por presentar de otro modo el arte.

De modo similar Il Mercato Gentiloni también fue sede del arte proporcionado por el organismo. En este caso se trató de la obra del maestro tejedor Rubén Tamayo, del Museo del Sarape.

Y todavía hay más.
> Si lo anterior aún parece poco todavía no hemos hablado de las muetsras que el Museo del Desierto en su sala de exposiciones del Pabellon 2 trajo este año, ni al trabajo mural que el IMCS y la SC, con el apoyo, principalmente, de la artista Daniela Elidett, realizó.
> También hay que mencionar lo que se realizó en Museo del Palacio: la muestra de moda y vestidos de los siglos 19 y 20 y la retrospectiva de la maestra Angélica Villarreal, ésta última en colaboración con la Coordinación de Difusión y Patrimonio Cultural de la UAdeC, institución que también tuvo presencia en sus recintos con otras exposiciones.
> El Centro Cultural Vito Alessio Robles también estuvo presente con dos exposiciones retrospectivas, una de la artista Lucille Wong y otra de Eugenia Gamiño.
Y por último no hay que olvidar a Estudio Lomelí, que aunque este año no trajo exposiciones de artes visuales no dejó de ofrecer talleres y cursos de diversa índole, sumándose al esfuerzo por fortalecer la actividad cultural.