Agradece. Norberto Rivera pidió a los fieles orar por el nuevo Cardenal. Fotos: Especial
El Cardenal Carlos Aguiar celebró su última misa con los fieles de Tlalnepantla, para dedicarse al 100 por ciento a su nueva labor

CDMX.- ¡Sí se pudo!, ¡Sí se pudo!”, despidieron entre aplausos y con la catedral de Tlalnepantla llena a Carlos Aguiar Retes, el nuevo cardenal de la Aquidiócesis Primada de México, quien dijo que llega “lleno de esperanza”, a su nombramiento.

Y mientras el prelado pedía oraciones para el trabajo que le espera,  la iglesia, mediante el semanario religioso Desde la Fe, informó que la principal tarea del Cardenal al llegar como Arzobispo Primado de México es la de reimpulsar la acción misionera de diálogo, testimonio y acción.

En la despedida, el prelado pidió a los fieles sus oraciones, puesto que, espera el triple de trabajo por el tamaño y la dificultad que se concentra en el ministerio pastoral de la Ciudad de México.

Como todos los domingos, celebró misa en la catedral de Corpus Christi, localizada en Tlalnepantla, Estado de México; esta ceremonia fue distinta, ya que en ella, se despidió de la feligresía que lo ha acompañado durante los últimos nueve años.

Al término de la ceremonia señaló que se siente “lleno de esperanza” luego de que el papa Francisco lo nombrara sucesor de Norberto Rivera al frente de la arquidiócesis metropolitana.

“Les pido su oración por este servidor porque si bien la tarea en esta arquidiócesis de Tlalnepantla era grande, en tamaño y en dificultades por lo menos es triple lo que me espera en la Ciudad de México. Necesito su oración, su apoyo y que sigan en los caminos que hemos trazado”, dijo.

Dijo a sus feligreses que será hasta el 5 de febrero cuando inicie su ministerio episcopal.

DE DESPIDE

Por su parte, al presidir la homilía dominical, el cardenal Norberto Rivera Carrera pidió a los fieles orar por el arzobispo Aguiar Reyes, “para que el espíritu santo le ilumine en esta nueva encomienda de gobernar la Arquidiócesis Primada”.

Se elevó además una súplica por Rivera Carrera, quien ha presidido dicha arquidiócesis por más de 22 años.

El cardenal se dijo agradecido por haberlo elegido a participar en el sacerdocio al servicio de su iglesia y pidió que se le concediera seguir anunciando el evangelio “con humildad y valentía y administrar con fidelidad”.