Por qué ni por asomo estuvo incluida la IP en la visita relámpago y plagada de datos incorrectos, de López Obrador a Monterrey?


Les platico las razones de esto:

1.- El papel de Poncho Romo como enlace, correo, intermediario, mandadero, negociador entre la 4T y los empresarios, está tan muerto como las posibilidades de su entenada, empleada, protegida o avanzada hacia el poder de una gubernatura: TatianaClouthier.


Su jale como “jefe de la oficina de la presidencia” podría encomendársele a cualquiera de las recepcionistas del Palacio Nacional y no habría mucha diferencia.


Bueno, sí habría una: la 4T se ahorraría por ahí de $100,000 mensuales en la nómina del personal de los cortesanos que ahí despachan.

2.- Por más que traten de endulzar el mole con la patraña de que los empresarios están metiéndole lana a la economía en crisis que sufre México desde antes de que el bicho DETONARA, los indicadores de inversión directa privada, de importación de insumos para actualización de tecnologías y ampliación de plantas, de generación de empleos -ojo- formales no los de la economía informal, van en caída libre.


Esto lo sabe AMLO y por eso no acaba de entender el doble lenguaje de oligopolistas como Slim y sus congéneres, que por un lado prometen meterle miles de millones a la reactivación industrial y comercial del mercado nacional y por el otro siguen apoltronados en sus zonas de confort transfiriendo con un simple click su lana al extranjero.


3.- Aunque de dientes para fuera los dirigentes de los organismos cúpula de la IP -incluyendo desgraciadamente a la Coparmex de Gustavo de Hoyos- hayan alabado a la 4T por la reforma de las pensiones, en los corporativos de las empresas están arrancándose los pelos buscando la forma de subir las aportaciones de los patrones a los niveles que les exige Hacienda, siendo que la economía estará estancada por lo menos hasta el 2024. 

4.- Los percherones de la IP siguen manteniéndose al margen de ocupar puestos visibles de liderazgo en los organismos de la IP, y en vez de ver a los “diablos” en las presidencias de Coparmex -por ejemplo- siguen mandando a sus empleados publirrelacionistas a darse baños de reflectores jugando a que ahora son vice presidentes nacionales de los patrones. 


Como si la situación en México fuera lo mismo que hacen como representantes en los equipos de fútbol. 


5.- Porque debido a todo lo anterior, López Obrador no tiene a los empresarios en su radar, pues está convencido de que con dádivas a los pobres se resuelve la bronca económica que sufre México.


6.- Porque los ipecos cada día se dan más cuenta de que la 4T, Morena y su dueño en el poder, no tienen en su vocabulario ni le dan importancia a la estrategia de aliarse el sector público con el privado para relanzar a México hacia el nuevo orden mundial en el que ya trabajan de la mano, gobiernos y empresarios alemanes, italianos, estadounidenses, canadienses, japoneses, franceses, españoles, suizos, ingleses y de otros países donde el poder no radica en un solo hombre, como aquí sucede.


7.- Los empresarios aceptan sumisamente que la política no es para ellos y le ceden cada vez más ese terreno a los políticos. 


Esto lo interpreta AMLO como un armisticio y, ¿quién le tiende la mano al rendido si no es para prestarle la pluma con que estampa su firma en el documento de su claudicación?


8.- Y aquí viene lo mero bueno: Varios patrones chipocludos se animaron hace una semana a externarle a López Obrador su preocupación por el bodrio ese de “Nueva Constitución Mexicana 2020” que fue excretado por un tal “Consejo Nacional del Pueblo Mexicano” y otro tal Consejo de organizaciones Alternativas”.

A reserva de desmenuzar ese documento en posteriores artículos, les anticipo que se trata de un “borrador” que pretende ser votado por el Congreso de la Unión para que entre en vigor tras las elecciones del 2021.


El documento propone nuevas estructuras políticas inspiradas en los modelos cubano y venezolano.


Incluye temas sobre la familia, ideología de género, legaliza el aborto en todo México y prevé un gobierno de un solo partido.


Acota las libertades en general mediante un sistema de gobierno rector paternalista y populista como los que rigen en Cuba, Venezuela y Nicaragua.


Rechaza el capitalismo, el sistema electoral actual, propone un nuevo congreso constituyente, fustiga a las “falsas autoridades” y da pie a una purga en las fuerzas armadas.


Se trata de hacer de México una república socialista para someterla a los designios de un nueva mafia del poder.   

CAJÓN DE SASTRE

“Con razón la IP no está en la agenda de la 4T. Morena quiere convertir a México en una república socialista con sombrero de la 4T”, dice la irreverente de mi Gaby.