Sin éxito. El consejero electoral dijo que los ataque llegan también desde EU. / El Universal
El instituto se protege de posibles ataques, aunque el consejero presidente admitió que la principal amenaza podría ser interna

CDMX.- Al mes el Instituto Nacional Electoral (INE) recibe cientos de miles de intentos de hackeo provenientes de México y Estados Unidos, pero ninguno ha tenido éxito, aseguró el consejero presidente del órgano, Lorenzo Córdova Vianello.

Aun así, el instituto se protege de posibles ataques, aunque admitió que la principal amenaza podría ser interna: “Sí, nos estamos cuidando las manos a nosotros mismos”, dijo. Hay que “protegernos de ataques desde fuera y desde dentro” por lo que también se han reforzado los controles de confianza de personal del INE.

Al participar en el foro de análisis y discusión “Ciberseguridad en las elecciones”, organizado por The Aspen Institute México, la Fundación Miguel Alemán y El Universal, Córdova planteó que en el INE “nos protegemos de la amenaza rusa, la amenaza estadounidense” porque la mitad de las computadoras del mundo están en EU.

¿Se puede vulnerar al INE desde dentro? Pues sí, así que también nosotros nos estamos cuidando las manos nosotros mismos”
Lorenzo Córdova, consjero presidente del INE

MINIMIZA RIESGOS 
Pese a reconocer que sufren miles de intento de hackeo, Córdova Vianello minimizó los riesgos que esto pudiera representar para las elecciones del 1 de julio.

“La respuesta es no, tenemos un Consejo General con empaque, muy cohesionado”, respondió a la pregunta de universitarios sobre los peligros cibernéticos. 

Recordó que históricamente el INE ha vivido ataques que buscan mediante un robot cibernético saturar servidores, lo que se conoce como “denegación de servicio”.

“¿Se puede vulnerar al INE desde dentro? Pues sí, así que también nosotros nos estamos cuidando las manos nosotros mismos.

“El blindar nuestros sistemas informáticos pasa por construir murallas, no sólo firewalls y mecanismos cibernéticos, protegernos frente ataques que vengan desde fuera, sino sobre todo protegerse de ataques que vengan desde dentro”, indicó.