Juego. Hoy Saraperos saldrán con la misión de regresar a la senda del triunfo. | Foto: Luis Salcedo
Los pingos hicieron de las suyas para ganar el primero de tres compromisos; hoy la Nave Verde buscará hacerse de la victoria

Tarde de pesadilla para los Saraperos de Saltillo, quienes vieron con desesperación como nada les salió, pues se soltaron los Diablos en el Madero y ganaron el primero de tres compromisos por pizarra de 11-3. Hoy la Nave Verde buscará levantarse con la victoria tratando de mantener invicta su casa en cuanto a series.

Raúl Zoe Carrillo inició su labor con algunos problemas y rápidamente se vio abajo en la pizarra cuando otorgó pasaporte a Jesús Fabela y David Vidal le pegó cuadrangular. El lanzador tapatío, de hecho, vio la casa llena con otro imparable y 2 bases por bolas más; enfrentó a 8 diablos y realizó 35 pitcheos para poder sacar la primera entrada.

Sin embargo, Patrick Johnson, estelar de los escarlatas, también tuvo un arranque exigente con 32 lanzamientos, aunque salió con daño mínimo. Saltillo respondió con imparables de Zazueta y Juan Pérez, luego vino elevado de sacrificio de Manny Rodríguez para que Christian rompiera el cero; Rainel Rosario recibió pasaporte, Leandro Castro elevó al izquierdo y José Manuel Orozco se ponchó.


La segunda entrada trajo otro par de carreras para los pingos, quienes con 2 outs lograron armar ataque con Fabela y Vidal, ambos impulsador por Japhet Amador con largo batazo al derecho.

Para el tercero, cuando parecía que llegaba la primera argolla para Carrillo, los Diablos volvieron a llenarle las bases con 2 outs en la pizarra, por lo que “Chapo” Vizcarra jaló por la grúa para que Zoe cediera su lugar al saltillense Carlos Morales. El relevista enfrentó al Gigante de Mulegé, a quien ponchó haciéndolo abanicar con la cuenta llena y los senderos ardiendo.

Sin embargo, y aunque fue un out del tamaño del estadio, fue todo lo que Morales pudo hacer, pues en el siguiente episodio otorgó pase de pasaportes, por lo que lo suplió Yair Lozoya, a quien no le fue mejor.

Los pingos hicieron de las suyas y comenzaron a fabricar carreras con las bases llenas y sin outs, colocándose 7-1 para que el mánager Sarapero subiera a Edwin Quirarte. Juan Pérez lo respaldó con jugada de doble play al capturar un elevado en el central y mandar un “bazucazo” al home para doble play; de igual forma atrapó otro fly para acabar con el infernal ataque de los escarlatas.

La Nave Verde parecía reaccionar en la sexta, pero sólo pudo hacer una carrera, mientras que los Diablos, ante un Quirarte que parecía haber tomado el control, pegaron cuadrangulares “back to back” con Vidal y Amador en la fatídica para ponerse 9-2 y despedir a Edwin del partido.

Juan Pérez anotó la tercera del Sarape, pero los pingos recuperaron rápido en los spikes de Gamboa durante la octava.

El partido comenzó a morir y con él las esperanzas de los Saraperos (21-19), pues los escarlatas seguían tocando a todos y cada uno de los lanzadores saltillenses; la onceava rayita para el México llegó en la novena ante Jonathan Castellanos. Hoy la Nave Verde saldrá con la misión de regresar a la senda del triunfo.