Pero no se puede decir... Que sufrió el susto de su "vida".Cuando departían el pan y la sal en conocido restaurant capitalino Carlos Romero Deschamps y el abogado Juan Collado éste último fue detenido, pero por un momento don Carlos sintió que él también sería apresado, pero no fue así, sin embargo, en ese momento tragó saliva, se le nubló la vista y por poco le da un infarto, hecho que pone sobre aviso a los integrantes de la llamada mafia del poder, que ya parece "perseguir" AMLO.