Senado de la República | Foto: Especial
Josefina Vázquez Mota señaló que en México hay una epidemia de niñez desaparecida; cuatro menores son desaparecidos diariamente y 2019 fue el año con más homicidios dolosos contra niños

Josefina Vázquez Mota, presidenta de la Comisión de los Derechos de la Niñez y de la Adolescencia del Senado, denunció el incremento del reclutamiento forzado de adolescentes dentro del crimen organizado. Son cerca de 30 mil casos y es “una realidad que sigue sin atenderse”, mientras que el feminicidio infantil también incrementó, pues 1 de cada 10 feminicidios afecta a niñas y adolescentes; es decir, 8 feminicidios de niñas y adolescentes son perpetrados cada mes.

“En materia del delito de trata de personas se registraron, de 2015 a 2019, 3 mil 320 víctimas de dicho delito, de las cuales, una cuarta parte de las víctimas son niñas, niños y adolescentes. En la escala nacional, esto representa 1 de cada 4 casos respecto al total nacional”, añadió la legisladora del PAN.

Al presentar el Balance Anual 2019 de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) “Entre la invisibilidad y la violencia”, dijo que en México hay epidemia de niñez desaparecida, pues todos los días cuatro menores son desaparecidos; además de que en 2019, fue el año con el mayor número de homicidios dolosos, asesinando a cuatro niñas, niños y adolescentes, todos los días.

Vázquez Mota afirmó que la mitad de las niñas, niños y adolescentes viven en pobreza; además, 8 de cada 10 niñas, niños y adolescentes indígenas viven en pobreza extrema. Lo anterior, sin dejar de lado que 3.2 millones de la población infantil trabaja.

“REDIM resalta en su balance anual la necesidad de garantizar la no discriminación de las niñas, niños y adolescentes en México. En especial en materia educativa, estancias infantiles y política migratoria. La paz no sólo consiste en poner fin a la violencia o a la guerra, sino a todos los demás factores que amenazan la paz, como la discriminación, la desigualdad, la pobreza”, expresó.

La senadora Nestora Salgado, secretaria de la Comisión de Derechos Humanos, asentó que se debe reconocer que la violencia contra la niñez y adolescencia es invisible en México y en todo el mundo, por lo que es necesario desarrollar un conjunto de esfuerzos que les permita vivir plenamente, “hoy debemos realizar todas las acciones que nos permitan transitar hacia el reconocimiento de sus derechos, atender las recomendaciones internacionales y a erradicar la violencia contra la niñez”.

Salgado mencionó que el Senado ha impulsado diversas reformas para atender las recomendaciones internacionales en materia de derechos humanos de la población infantil.

Exhortó a la Cámara de Diputados para que apruebe a la brevedad las enmiendas a la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, para prohibir el castigo corporal para que los núcleos familiares modifiquen las formas de convivencia y educación entre sus integrantes.

El principio del interés superior de los infantes explicó, debe ser entendido como un conjunto de acciones y procesos pendientes que garanticen su desarrollo integral y una vida digna, así como las condiciones materiales y afectivas para alcanzar el bienestar para la niñez nacional.

Por otra parte, la presidenta del Consejo Directivo de Redim, Isabel Crowley, mencionó que todos los datos registrados en el Balance Anual son cifras oficiales, y en ellos se muestra el nivel de violencia que vivió e impacta la niñez mexicana en 2019; de los 40 millones de niños, niñas y adolescentes en México, 1 de cada 3 se ubica en este rango de edad, “los datos que están aquí son crudos, muy dolorosos, que debemos atender y entender”.

Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), agregó que las niñas, niños y adolescentes se “volvieron invisibles” ya que no forman parte de ninguno de los 25 proyectos estratégicos, dejando fuera a la niñez de programas prioritarios, pese a que el 10 por ciento de los feminicidios en el país son contra mujeres adolescentes, lo que llevó a incrementarse entre el 2018 y 2019 en un 13.5 por ciento, pues de cometerse siete feminicidios al mes, ahora se cometen 13, “lo cual habla del nivel de deterioro en la sociedad”.