Archivo
En su opinión, es poco probable que los inversionistas se apresuren en llegar a Libra como una fuente de estabilidad cuando los mercados son volátiles

La criptomoneda de Facebook presentada la semana pasada, Libra, tendrá como principal obstáculo la posibilidad de no recibir las aprobaciones reglamentarias requeridas en todo el mundo, dijo Standard and Poor's.

"Debido a los problemas de estabilidad financiera y macroeconómica, creemos que los gobiernos nacionales pueden evitar que se convierta en una fuente paralela de creación de crédito fuera de la política monetaria de los bancos centrales. En ese sentido, Libra puede verse más como un sistema de pago, similar a PayPal o WeChat", dijo la agencia.

En el análisis: "los reguladores decidirán si las estrellas criptográficas se alinean para Libra", Standard and Poor's detalla que de concretarse el lanzamiento de la moneda virtual desarrollada por la red social, estará sujeta a un proceso de aprobación regulatorio sustancial con posturas opuestas tal y como ocurre actualmente con las diversas monedas digitales que existen en el mundo.

"Si bien los miembros fundadores apuntan a un lanzamiento en el primer semestre de 2020, este nivel de escrutinio podría implicar retrasos o un alcance limitado en el despliegue inicial. Curiosamente, ningún banco se encuentra entre la lista original de 28 miembros fundadores de Libra. En nuestra opinión, esto es un indicio de escepticismo con respecto a su éxito potencial y las preocupaciones sobre los riesgos asociados con él o una señal del posible efecto negativo que Libra podría tener en el negocio bancario y los ingresos", añadió la calificadora.

El análisis de Standard and Poor's añade que Libra puede convertirse en un medio de transacción creíble dentro de su ecosistema, ya que los usuarios pagarán por el privilegio de usarlo al no recibir ningún interés.

"Esto parece aceptable en un entorno de baja tasa de interés, pero puede cuestionarse si las tasas comienzan a subir. Vemos algunos obstáculos para que Libra se convierta en algo más que una moneda de transacción. Para empezar, realmente no cumple con todos los criterios para ser una reserva de valor a largo plazo y una moneda de reserva", añadió.

En su opinión, es poco probable que los inversionistas se apresuren en llegar a Libra como una fuente de estabilidad cuando los mercados son volátiles, como lo hacen con los dólares estadounidenses.

"Libra carecerá de la credibilidad de una moneda nacional respaldada por un banco central creíble, por ejemplo, la Reserva Federal. Aún no está claro cómo la Asociación Libra administrará la reserva y actuará durante una crisis", añadió.