Respiro. De acuerdo con las previsiones a partir del segudo semestre de este año las gasolinas bajarán, así como en el resto del año 2020. / CUARTOSCURO
El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Energía, prevé una baja en los precios de los combustibles en el segundo semestre de este año

CDMX.- El panorama para el presidente Andrés Manuel López Obrador, en materia de precios de gasolinas por las constantes alzas desde la liberalización de precios en 2017, puede tener un respiro que vendría de fuera.

El gobierno de Estados Unidos, a través del Departamento de Energía, prevé una baja en los precios de los combustibles en el segundo semestre de este año así como del próximo.

Para 2019 calcula que se reducirán las cotizaciones 4.7 por ciento, mientras que para el siguiente ejercicio la disminución será de 1.1 por ciento, lo que da margen de maniobra al gobierno mexicano para cumplir el compromiso de no aumentar los precios, en términos reales, al menos en estos dos años.

En su informe sobre perspectivas de corto plazo que elabora la US Energy Information Administration (EIA), con fecha del 9 de abril de 2019, los analistas proyectan que la principal causa de los ajustes a la baja se debe al pronóstico de menores cotizaciones en la materia prima que se usa para elaborar combustibles: el crudo.

Calculan que el precio del crudo texano WTI bajará de 65.06 a 58.00 dólares por barril entre 2018 y 2020, lo que representa una caída de 7.06 dólares, mientras que el crudo marcador Brent se reducirá de 71.19 a 62 dólares, 9.19 dólares menos.

Las proyecciones de precios de gasolinas en ese mercado para 2019 y 2020 refieren que las fluctuaciones de precios son estacionales, de manera que entre enero y junio hay un repunte en lo que pagan los consumidores, pero a partir de julio y hasta el cierre del ejercicio los precios bajarán.

En 2019 se espera que entre enero y junio el precio aumente de 2.26 a 2.82 dólares por galón, en términos reales, pero de julio a diciembre bajarán de 2.82 a 2.38 dólares.

En 2020, el precio subirá de 2.34 a 2.63 dólares y luego se reducirá de 2.63 a 2.35 dólares por galón.

Esto favorece la compra de gasolinas del mercado estadounidense, sobre todo a partir del segundo semestre, puesto que ese país es la principal fuente de suministro para México.

Actualmente, nueve de cada 10 litros de gasolinas importadas por Pemex provienen del mercado estadounidense (cifra a enero de 2019).