Destaca. La firma estadounidense, Tesoro, se llevó toda la capacidad ofertada, a pesar de que hubo 6 propuestas más, confirmó Pemex. / Archivo
30 mil a 90 mil barriles diarios de crudo sería la producción de Pemex en el periodo de 2020-2023.

CDMX.- La estadounidense Tesoro se adjudicó la capacidad completa en los ductos que puso a disposición Pemex en el Norte del País para la importación de gasolinas desde EU, en la 1ª subasta de este tipo para que firmas externas compitan con la petrolera nacional en el transporte de combustibles.

“Estos procedimientos sientan las bases para el acceso abierto y no discriminatorio a la infraestructura de transporte por ducto y almacenamiento propiedad de Pemex”, dijo la petrolera.

El proceso atrajo el interés de 22 empresas, aunque sólo 7 entregaron garantías de seriedad, y Tesoro se llevó la capacidad completa en los sistemas de Baja California y Sonora.

La 1ª Temporada Abierta se llevó a cabo en estos Estados del Norte, debido a que desde hace más de un mes se dio en ellos la liberación de los precios de la gasolina.

“La ganadora fue la estadounidense Tesoro, una de las empresas de refinación más importantes del mundo. Esto demuestra la confianza de los comercializadores privados en el proceso”, añadió Pemex.

La expectativa era que sólo una empresa se llevara toda la capacidad ofertada en esta primera Temporada Abierta, pues sólo se puso a disposición menos del 30% de la capacidad total con que cuenta Pemex en esta zona.

“Lo más razonable es que las empresas que participen le apuesten a llevarse todo. Nada más pensando en las economías de escala en una zona de por sí pequeña de oferta, hace todo el sentido que apuesten por todo, y no sólo por una parte”, explicó Héctor Rocha, socio de la consultora EY.

El resultado supone que sólo Tesoro y Pemex tendrán la capacidad para entregar petrolíferos a estas dos zonas a través de ductos. 

“Una cosa que se escucha en la industria es que tuvo que haber más capacidad disponible para la subasta, para que los importadores puedan ser atraídos por los volúmenes y tener buenas economías de escala”, agregó Rocha.

La licitación de la 1ª Temporada Abierta se dio en medio de un alza en las tomas clandestinas en los ductos, que en 2016, tocaron un máximo histórico. El regulador del sector, la Comisión Reguladora de Energía (CRE), ha dejado ver que las empresas privadas deberán asumir los costos de estas ordeñas a los ductos de Pemex.