Alarmante. En el caso del Distribuidor Vial “El Sarape” hay numerosos hundimientos y filtración de agua. | Foto: HÉCTOR GARCÍA
Advierte especialista de daños que acortan la vida útil de las obras millonarias

Ante el daño por accidentes y deterioro por el paso del tiempo que presentan los puentes o vías rápidas en Saltillo y su área metropolitana, el especialista del Colegio de Ingenieros de Coahuila, Francisco Morales Medina, propone la creación de programa de mantenimiento preventivo, y no correctivo de vialidades e infraestructura de pasos elevados e inferiores.

De acuerdo con Morales Medina, los puentes de las vías rápidas construidos principalmente en la administración estatal 2005-2011, y otros más en la de 2011-2017 son obras que pueden alcanzar una vida útil de hasta 100 años, sin embargo, algunos pasos inferiores y superiores ya lucen deteriorados.

En la administración 2005-2011 se proyectaron las vías rápidas de la entrada de Monterrey a la salida a Zacatecas, y viceversa, sin semáforos, y de la entrada de la carretera 57 a la salida a Torreón, de igual manera, sin embargo, esta última quedó inconclusa en el sector norponiente, en el periférico Luis Echeverría en los entronques con los bulevares Isidro López Zertuche y Las Torres, principalmente.

Ambas vías rápidas son en tramos de dos y tres carriles con barreras de concreto separadoras al centro, las cuales también han sido dañadas por los accidentes.

De igual manera hace falta un recarpeteo de algunas áreas de las vías rápidas, restablecimiento de la señalización, pintura de líneas sobre el pavimento y pintura de barandales de los puentes.

También lucen con deterioro los pasos inferiores, los cuales contaban con iluminación al inicio de la obra y ahora en algunos casos funciona y en otros no.

Uno de los puntos con mayores daños es el Distribuidor Vial “El Sarape”, el cual presenta hundimientos en diferentes áreas así como escurrimientos debido al paso de agua subterránea, principalmente en el paso inferior que conecta el bulevar Fundadores con el periférico Luis Echeverría.

En el caso de los cuatro pasos inferiores hay daño de la señalización iluminada que eran flechas para orientar al conductor sobre la curva; ya no funcionan.

De igual manera los barandales de los pasos superiores han sufrido daños por constantes accidentes y la iluminación de señal de curva, al igual que en los pasos inferiores, tampoco funciona al 100 por ciento.

El puente de LEA y Otilio González, que fue construido en la administración 1999 a 2005 también presenta hundimientos en sus rampas y daños en las membranas de las paredes de las rampas.

De manera general la mayor parte de los puentes, construidos en Saltillo, Arteaga y Ramos Arizpe, carecen de una buena iluminación, les falta recarpeteo y pintura.

La propuesta del experto del Colegio de Ingenieros de Coahuila es que estas obras, por su costo, volumen y servicio que brindan a la ciudad, deben continuar con un programa preventivo de mantenimiento con la calendarización de embellecimiento y detección de posibles áreas de riesgo.

OLVIDADOS
La mayoría de los puentes fueron construidos en la administración estatal 2005-2011.

-El Megadistribuidor Vial El Sarape presenta severos hundimientos.
-Sus pasos inferiores constantemente se inundan de agua que se filtra.
-La señalética luminosa ya no funciona.
-Tramos de barandales delimitantes han sido dañados.
-Algunas áreas requieren recarpeteo.
-El puente Otilio presenta hundimientos y daños en las paredes.
-La mayoría de los puentes requieren de buena iluminación y pintura.
-Los carriles no están delimitados.