Agencias
LIMA, PERU.- La desesperación económica está llevando a jóvenes peruanos a ofrecer uno de sus riñones y hasta parte de su hígado en un sitio de subastas por Internet. En estos pocos usuales anuncios, todos declaran gozar de buena salud y no tener vicios.
En un sitio de subastas por Red peruano, uno de los anuncios lee: "Tengo 27 años y vendo riñón en buen estado, cualquier consulta a este correo: xxxxxxxxxx, el precio también puede ser tratable, es urgente".

Éste es sólo uno de los tantos anuncios que se encuentran y están haciendo levantar las cejas a más de uno en Perú, donde la venta de órganos por Internet parece estar creciendo, y el Ministerio Público se está viendo obligado a tomar iniciativas.

"Mustapha", del distrito La Victoria, de la capital peruana, prefiere no dar su nombre ya que es consciente de que la transacción es ilegal. Desempleado y botado de la habitación donde vivía, esta semana puso uno de sus riñones en venta. Hay gente que tiene sus órganos en subasta desde el pasado mes de julio y afirma haber recibido llamadas de interesados.

"Necesitaba dinero"

"Mustapha" tiene la ilusión de estudiar y saldar sus deudas, y piensa que los 10 mil dólares que en un principio pedía por su riñón, podrían arreglarle la vida.

En la zona de Vitarte, en las calles de Lima, "Mustapha" explica que "porque necesitaba dinero dije: `¿Qué hago, qué hago?'. Y una amiga me dijo, medio en broma, que quería vender su riñón, y entonces, sin querer queriendo, yo me metí en Internet para ver qué había".

Si bien a "Mustapha" le apena tener que venderlo, sin trabajo y sin casa, siente que cada vez más le urge conseguir el dinero.

"Ahorita me urge venderlo, la verdad no sé qué hacer. Yo tenía un precio establecido de 10 mil dólares para mi riñón, pero cada vez, creo que está menos. Y he escuchado que hay gente que lo ha vendido hasta por 5 mil dólares".

Vía de escape

El comercio y tráfico ilegal de órganos está creciendo principalmente en países pobres de Asia, Africa y América Latina, donde éstos se ofrecen como vía de escape para salir de dificultades económicas.

La venta de los mismos por Internet, además de ser ilegal y poner en riesgo vidas, puede conllevar a actividades criminales a gran escala.

Según el doctor Jaime Delgado, director de la Asociación Peruana de Consumidores y Usuarios, "esto es sumamente peligroso porque si nosotros abrimos esto al tráfico económico, puede generar unos efectos perversos, entre ellos la delincuencia.

"Si es posible conseguir órganos a través de Internet u otra vía, entonces estamos abriendo las posibilidades para que los delincuentes puedan matar a cualquier persona y traficar con sus órganos", añade Delgado.

Oferta y demanda

Pero si existe oferta, sea del tipo que fuere, es porque existe la respectiva demanda.

En el Perú las cifras sobre donación de órganos se mantienen muy bajas en comparación con el resto de Latinoamérica.

Para el doctor Víctor Hugo Torres, jefe de la Oficina de Donación y Trasplante del Servicio de Salud del Perú (EsSalud), definitivamente, "acá hay un bajo porcentaje, sumamente bajo comparado con los estándares latinoamericanos".

Pero para él, eso no justifica las cosas, ya que "la donación es un acto voluntario, solidario, gratuito y el efecto que producen estos avisos de personas inescrupulosas que venden sus órganos, sin tener en cuenta el móvil que está ocasionando esto, es negativo".

Si bien estas transacciones son ilegales y pueden llevar a procesos penales, además del riesgo físico que implica una operación en un sitio clandestino y la falta de atención médica adecuada, los "vendedores" piensan que unos pocos miles de dólares pueden cambiarles la vida.

Según "Mustapha", "en estos momentos siento que sí me cambiarían mucho mi vida, daría un giro de noventa grados, así instantáneamente. Sé que estoy arriesgando mucho, pero el que no arriesga, no gana".