El Universal
San Cristobal, Gto.- Sonriente, a bordo de su Jeep "rojo flama", el ex presidente Vicente Fox Quesada reapareció en la comunidad de San Cristóbal, recorrió la plaza, las calles y sus propiedades. En su rancho La Estancia montó a caballo. Sin embargo, evadió todas las preguntas de los reporteros.
Como en sus años de campaña, Fox levantó su mano derecha y frente a las cámaras hizo la señal de la victoria.

Después de asistir al templo de La Purísima Concepción, caminó hacia el Jeep y en la puerta de la unidad posó ante los periodistas, luego desde el volante repitió la señal de la "V", ante la insistencia de los periodistas sobre la investigacion que realizará la Cámara de Diputados sobre su fortuna.

El Jeep Wrangler X, igualito al que usaba George W. Bush para recorrer su rancho, que ayer conducía el ex jefe del Estado mexicano, es el mismo que el empresario consultor Luis Miguel Moreno Vélez dijo haber comprado a petición de Marta Sahagún, quien se lo regalaría con motivo de su segundo informe de gobierno.

De la camioneta Hummer, que hasta hace unas semanas manejaba, y que el Estado Mayor tenía en comodato, el ex mandatario no dijo nada.

En el transcurso de la semana, la Presidencia de la República informó que cancelaría los contratos de comodato de los vehículos que tenía el Estado Mayor Presidencial, entre ellos la Hummer asignada a Vicente Fox.

De sombrero vaquero y botas, Fox acudió a misa a las 10:00 horas con su esposa Marta Sahagún y su nieto Vicente Fox Rodríguez.

Después, cada uno, por su lado, recorrieron la exposición y venta de flores a mitad de precio que organizó la Fundación Vamos México.

Después de su gira por Estados Unidos, en donde se confrontó con el entrevistador Rubén González Luengas de la cadena Telemundo, en Los Angeles, Vicente Fox mantuvo una actitud agradable con la prensa sobre la comisión de legisladores que investigarán su riqueza. Pero no hubo palabras, sólo una sonrisa fija.

"¿Ya entregó la Hummer?", insistieron los periodistas. Y no hubo respuesta. Tampoco hizo comentarios sobre su Jeep.

Con su nieto de la mano, Vicente Fox caminó entre decenas de mujeres que compraban flores, las saludó y hasta se tomó fotografías.

Por cerca de dos horas y en su vehículo recorrió la plaza y calles del poblado, con su nieto y su hermano José Fox. El pequeño agradó a su abuelo al imitarlo cuando éste le pidió que hiciera la "V".

"Vámonos a montar a caballo", le dijo al pequeño Vicente.

A su vez, sólo con la compañìa de un guardia, Marta Sahagún participó en los puestos de plantas. Con expresión de molestia evadió a los reporteros y en varias ocasiones modificó su ruta hacia la hacienda de San Cristóbal cuando se trataban de acercar a ella.

"¿Su esposo ya regresó la camioneta Hummer?", le preguntaban.

"No hay respuestas. Pasen un buen domingo", dijo tajante.