Notimex
Los Angeles.- Un ex policía de Los Angeles fue sentenciado a 102 años de prisión por participar en una red de asaltantes que violó los derechos civiles y plantó evidencias falsas a decenas de personas.
William Ferguson fue sentenciado este lunes por un juez federal de Los Angeles por participar en la red que involucró a agentes que cometían robos tras invadir casas en lo que parecían cateos legales.

De acuerdo con el abogado de la fiscalía Douglas Miller, el ex policía participó en un esquema de conspiración que en el fondo sólo eran apuestas para sustraer narcóticos y dinero en efectivo de presuntos sospechosos.

Ferguson, de 35 años, y padre de tres hijos, fue sentenciado por el juez Gary Feess, quien a principios de año presidió otro juicio contra Ferguson y su hermano Joseph, también ex policía de Long Beach por numerosos cargos federales.

Joseph fue sentenciado hace dos semanas a ocho años de reclusión en una cárcel federal.

Los hermanos Ferguson junto con el oficial de la policía de Los Angeles Rubén Palomares organizaron las incursiones que derivaron en más de 40 robos que cometieron bajo operaciones legítimas de la ley.

Las acciones se realizaron en el área metropolitana de Los Angeles entre principios de 1999 y junio del 2001 y con las que obtuvieron más de un millón de dólares en drogas y dinero sustraído.

William Ferguson fue declarado convicto por participar en siete de los robos junto a sus cómplices quienes usaron su representación de la ley para poder entrar a las propiedades y robar dinero y droga que encontraban a su paso.

'William no solo violó su juramento de respetar su estatus de oficial sino que abuso de ciudadanos junto con sus socios y su conducta sacude conciencias y por eso merece esa pena', sentenció el fiscal Thomas O' Brien.

El convicto fue encontrado culpable de los cargos de conspiración en la violación de los derechos civiles, en la distribución de narcóticos, cinco de intento de posesión o posesión de sustancias para ser distribuidas y cuatro por uso de arma de fuego en un delito.

William es uno de 19 acusados y uno de cinco antiguos oficiales de la policía en ser convictos por participar en la red criminal. Palomares fue sentenciado hace una semana a 20 años de prisión.