Notimex
El progenitor la golpeó porque estaba llorando y la menor se convulsionó. Cuando la descubrieron muerta, la enterraron en el piso de la cocina.
México, DF. El juzgado 14 penal del Reclusorio Norte dictó sentencia de 42 años y seis meses de prisión para una pareja responsable de haber asesinado a su hija menor a la que luego reportaron como desaparecida.

La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) informó que los procesados, Noé López López y Angélica María Arteaga Ramírez, fueron encontrados culpables del delito de homicidio calificado, por lo que además de los años en prisión deben pagar 40 mil pesos de reparación del daño.

De acuerdo con la causa penal, los hechos ocurrieron el 10 de marzo de 2008 en la vivienda de la familia ubicada la calle Metropolitana, colonia Tierra Colorada, delegación Magdalena Contreras.

Después de comer, la niña de cuatro años de edad acudió al baño, pero tuvo un accidente y comenzó a llorar, situación que molestó a Noé López, quien la golpeó en varias ocasiones.

A consecuencia de los golpes, la menor comenzó a convulsionarse, pero en ningún momento fue auxiliada por sus padres, quienes luego de un par de horas se percataron que estaba muerta.

Para tratar de esconder el crimen, Noé y Angélica decidieron enterrar el cuerpo de su hija en el piso de la cocina del inmueble y luego la denunciaron como desaparecida en el Centro de Atención para Personas Extraviadas y Ausentes (CAPEA).

No obstante, cayeron en contradicciones por lo que fueron detenidos, y en las investigaciones se descubrió el cuerpo de la menor.

Por este motivo, el juez de la causa resolvió sentenciar al matrimonio y definió que Angélica María Arteaga Ramírez permanecerá 42 años y medio en el Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, mientras que Noé López López cumplirá su sentencia por el mismo tiempo en el Reclusorio Norte.