``Soy víctima de la misma conspiración que los Estados Unidos hicieron contra mí``, dijo Antonio Noriega
París, Francia.- Aprovechando la oportunidad de defenderse a sí mismo en la corte, el ex dictador panameño Manuel Noriega dijo el martes que los cargos de lavado de dinero en su contra son falsos y parte de la misma ``conspiración`` que lo mantuvo preso en Estados Unidos durante 20 años.

Noriega respondió por primera vez ante un juez francés a los cargos de que lavó los beneficios de tráfico de cocaína a través de bancos franceses en la década de 1980.

Esas acusaciones no son más que ``un montaje bancario financiero imaginario``, dijo el martes. ``Soy víctima de la misma conspiración que los Estados Unidos hicieron contra mí``.

El ex hombre fuerte de Panamá habló durante una hora para describir cómo asumió el poder en 1983 y su larga amistad con el gobierno de Estados Unidos incluyendo a la CIA.

Noriega fue derrocado en 1989 después de una invasión estadounidense y pasó dos décadas tras las rejas en Florida por tráfico de drogas. En abril fue extraditado a Francia. De ser condenado, podría ser sentenciado a 10 años de prisión.

Noriega ha dicho que luchó contra el narcotráfico y que el dinero en los bancos franceses proviene de otras fuentes, como pagos hechos por la CIA. Noriega fue considerado un valioso agente de la CIA durante años, antes de que se uniera a los traficantes de drogas y fuera implicado en la muerte de un adversario político.

El panameño dijo el martes que Estados Unidos se volvió en su contra cuando rehusó participar en un plan norteamericano para expulsar a los sandinistas de Nicaragua. Los llamados Contras, apoyados por Washington, combatieron el régimen sandinista en la década de 1980.

El vigoroso testimonio de Noriega contrastó con su frágil apariencia al inicio del juicio el lunes. Iba vestido con traje negro y corbata. No se le permitió usar su uniforme militar en Francia puesto que no es considerado un prisionero de guerra.

Panamá ha pedido la extradición de Noriega, dando esperanzas a sus compatriotas que desean verlo enfrentar a la justicia en casa por presuntamente torturar y asesinar a sus adversarios.

Francia condenó a Noriega y a su esposa en ausencia en 1999 por lavado de dinero. Francia aceptó darle un nuevo juicio si era extraditado. La esposa de Noriega, Felicidad Sieiro de Noriega, vive en Panamá y no enfrenta cargos ahí.