De los conflictos ambientales que se han presentado en el país en los años recientes, 48 por ciento se han resuelto impositivamente, indicaron. Foto: Archivo Vanguardia
La Jornada
El fenómeno medioambiental afecta más a los más pobres, dice la organización
Aunque el cambio climático es un fenómeno que afecta a todos, los más pobres son los que sufren las mayores consecuencias. En México y en países en desarrollo, 25 por ciento de las muertes están relacionadas con la degradación ambiental, mientras que en las naciones desarrolladas es 17 por ciento.

Además de los conflictos ambientales que se han presentado en el país en los años recientes, 48 por ciento se han resuelto impositivamente, indican Susana Velázquez y Miriam Martínez en el capítulo Conflictos sociales y cambio climático en México que forma parte del estudio México ante el cambio climático, elaborado por Greenpeace.

Refieren que la cantidad de años de vida con buena salud que se pierden por la degradación ambiental es 15 veces mayor en países como México que en los desarrollados.

La estructura socioeconómica actual permite que aunque el cambio climático sea un fenómeno de consecuencias mundiales, la afectación que tiene sobre cada clase social sea diferente: los sectores más pauperizados son aquellos que por no tener la fuerza económica para evitarlo, reciben más directamente sus efectos, tanto en la degradación directa de los recursos básicos que consumen (agua, alimentos, etc.) como en la degradación conjunta de su territorio y de su propia salud.

Agregan que en el país las desigualdades van al extremo, ya que de acuerdo con un monitoreo de conflictos sociales se ha encontrado que el mayor número de casos relacionados con el medio ambiente ocurre en las regiones más marginadas del país, tanto de la ciudad como del campo.

Frente al cambio climático parece difícil que muchos países cumplan con las metas del milenio, la pobreza y el deterioro ambiental no sólo siguen aumentando, sino que han entrado en una espiral de aumento que sobrepasa las fronteras de los países aparentemente más pobres, para impactar otras regiones, señalan los investigadores Cuauhtémoc León, Víctor Magaña y Lilián Guigue en el capítulo Vulnerabilidad y adaptación ante el cambio climático.

Destacan que la vulnerabilidad de la sociedad y de los ecosistemas va en aumento, las amenazas climáticas en combinación con el aumento de la vulnerabilidad, son la clave para entender algunos de los desastres recientes. Refieren que se ha dado un desarrollo institucional en respuesta a estas amenazas, como leyes de protección civil y programas, además de que se ha establecido un Sistema de Alerta Temprana ante huracanes.