Notimex
Tras dos empates seguidos en casa, donde ha dominado a sus rivales pero no acaba por liquidarlos, Cruz Azul necesita desde mañana contra Atlante empezar a ganar como local para levantar y mantener vivas sus posibilidades de calificación.
Así lo declaró el defensa central cruzazulino, Joaquín Beltrán, quien dijo que no puede decirse que el equipo esté en deuda a pesar de que en el juego de media semana por la Liga de Campeones de Concacaf ante Pumas de la UNAM, algún sector de la afición los abucheó tras el triunfo 1-0.

"La afición se ha dado cuenta que el equipo da la cara en los tiempos difíciles, asume la responsabilidad y nosotros tenemos un compromiso con ellos de mostrar siempre un equipo que luche y se entregue dentro de la cancha, y por el momento que vivimos y lo apretado del grupo es momento de sacar buenos resultados, sobre todo en casa", apuntó.

El zaguero admitió que una vez que el campeonato ha llegado a la mitad de su desarrollo en la fase regular y que el cuadro celeste pareció retomar el rumbo con par de victorias, 4-2 sobre Necaxa en la liga y 1-0 sobre Pumas en la "Concachampions", es necesario mantener el rumbo ascendente.

"Lo que tenemos que hacer mañana es buscar hilvanar ese buen funcionamiento, buen futbol y conjuntarlo con ambición y entrega para que la gente se vaya contenta del estadio", comentó Beltrán.

Rechazó que estén en deuda con los seguidores de "La Máquina" pese al pobre rendimiento a esta altura del campeonato y que deben mantenerse firmes en el objetivo de calificar a la liguilla para acercarse a cumplir el sueño del anhelado título.

Existe consciencia en el grupo de que en especial en los partidos a jugarse en el estadio Azul deben liquidar a sus adversarios, luego que ante Tigres y San Luis desaprovecharon opciones que los tendrían con mayor puntaje y sin recibir críticas.

"En los dos juegos recientes en casa así ha sido, el equipo juega bien, se va arriba en el marcador y nos falta manejo de juego, sobre todo la contundencia cuando tenemos las opciones de gol y la oportunidad de que igual el rival ya no se levante. Ahí caemos en una situación de bajar la intensidad, el rival aprieta y nos complica".

Reconoció que su rival de este sábado, Atlante no será fácil de superar porque cuenta con gente de mucha calidad y capacidad ofensiva al ataque.

"Atlante es un equipo que lleva varios años jugando bien, la mayoría de los jugadores se conocen porque llevan mucho tiempo juntos, al igual que su entrenador y a pesar de que en el torneo no llevan una buena cantidad de puntos se dificulta porque le gusta ir al frente y tiene buena posesión de pelota", apuntó.